Invasiones derriten La Fundición

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

La fundición fue invadida en el 2000. Los vestigios quedaron absorbidos por la mancha urbana

La voz detrás de la bocina es insistente. “¿Hay alguien que me pueda ayudar? Esto es urgente. Se trata de patrimonio histórico”. La persona al teléfono de verdad se oye desesperada y de inmediato comienza a soltar:

“Resulta de que hay una muralla en San Juanito que fue hecha hace más de cien años, lleva el nombre de La Fundición. Por el 2000 llegó un grupo de paracaidistas. El terreno, que ahora es la colonia Pintores, era propiedad privada. Llegó ese grupo y se apoderó; en ese entonces respetaron La Fundición y el muro de piedra. Pero fíjese que el otro día que iba bajando por ahí me di cuenta que ya habían destruído el 30 por ciento del muro y ahora es más. Lo reporté luego luego, pero nadie ha venido a frenarlo”, expresa.

Su identidad es anónima pues, asegura, se expone a la agresión de quienes tienen ese terreno en sus manos, personas identificadas con Antorcha Campesina, una organización de filiación priísta que mantiene presencia en la Pintores.

La invasión

Establecida la denuncia ciudadana, acudimos a La Fundición. Un enorme y grueso arco de piedra de cantera es la entrada a la colonia Pintores, asentamiento humano nacido a partir de la invasión del predio que en su momento fue una fábrica de fundición de metales.

La fachada principal prevalece intacta sin embargo parte del muro, al menos unos 30 metros que se despliega hacia la cima de la loma quedaron absorbidos por las viviendas establecidas años atrás. Ahí fue colocado un cercado con láminas. El brillo sugiere que el hecho fue reciente.

Detrás de las láminas quedó atrapado parte del muro de La Fundición. Vecinos advierten que pretenden invadir la zona.

¿Por qué están tomando fotos?

Las fotos tomadas sobre la calle en donde el muro fue absorbido por las viviendas, causa una reacción inmediata entre un grupo de mujeres que vigila la zona.

“¿Por qué están tomando fotos?”, “¡Usted no puede venir y tomar fotos!”,”¡Aquí no tienen porque a venir a tomar fotos, es como dijeran, vaya a tomarle fotos a la calle de usted ¿por qué, noooo?!”, “Anda, háblale a doña Tryni, a Miriam, a Sayra”, “Vete una carrera a decirles que vengan”, ordena la más jóven de las mujeres.

Venimos por una denuncia ciudadana, como debe hacerse en estos casos es constatar si es real y conocer la otra versión - explicamos buscando contener su exaltación. El discurso convence y la mujer más grande entra en cordura.

Entendemos que ustedes están haciendo su trabajo. No es su culpa. Aquí hay muchos problemas, a los vecinos les gusta la lengua.

Entonces, explíquenos

Yo soy una persona grande que entiendo las cosas, pero la gente, ustedes no saben como son de lengua larga, dicen una cosa por otra con tal de molestar a los vecinos, pero si semos vecinos ¿por qué van a andar en chisme? Aquí era una porquería, venían a tirar hasta perros muertos y ahora estamos limpiando la calle-- La mujer tiene 30 años de vivir en la Pintores, llegó al lugar cuando “era una porquería, estaba todo feo”. Una niña corre con teléfono en mano y lo entrega.

¿Don Aarón? - contesta la mujer joven con voz exaltada- aquí dos periodistas que vinieron por una denuncia ciudadana y que por eso vinieron a tomar fotos a la calle, dice, pero no se está tomando directamente a la calle, yo estoy viendo que la están tomando de ambos, no solamente calle. - Ella comienza a explicar y tratar de convencer que el hecho amerita la presencia de los líderes. Finalmente la instrucción es que no se obstruya el trabajo de la prensa.

De acuerdo con la versión de las mujeres, la zona resguardada con lámina ha sido siempre propiedad de quienes habitan en esa colindancia. El conflicto, indicaron, surgió porque personas allegadas al anterior presidente del Comité de Vida Vecinal quiere apoderarse de los predios desocupados.

Centinela de 106 años

La información existente sobre La Fundición es escasa. El libro Nociones Elementales de Geografía Histórica del Estado de Oaxaca, editado en 1913 y elaborado por el profesor Cayetano Esteva detalla parte de la historia:

“A muy poca distancia de la Cabecera del Distrito y hacia al Sur-Oeste de la misma, está instalada una fundición de metales que se inauguró en 1906, en terrenos de San Martín Mexicápam, y que hoy no funciona. La Compañía "Oaxaca Smilier Co.» la estableció y después remató sus bienes á "The Oaxaca Smilüng Beneficing Co."

“Reparada que sea del accidente referido se cree que entonces las Empresas mineras explotarán sus minerales y los productos serán fabulosos, con lo que aumentará la importancia del ramo mencionado”.

Hoy en día, desde el muro hacia donde terminan las láminas hay un espacio de al menos dos metros. La ampliación de las viviendas asentadas en ese margen, amenaza con terminar con el centenario centinela.

“A nadie le importa, todo el mundo está ensimismado pero a mí sí me importa porque es un patrimonio y además expandiendo hacia San Juanito. Quieren agrandar su terreno”.

Las personas denunciantes señalaron que el actual agente municipal conoce de la situación sin embargo no ha actuado al respecto, “por complicidad o por temor”.