Marchan miles; reforma "¡no pasará!"

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Esta vez la marcha fue sin contratiempos

Al iniciar el paro de labores de 72 horas convocado por la CNTE, miles de trabajadores de la educación de la Sección 22 del SNTE marcharon ayer en esta ciudad, para demandar la abrogación total de la reforma educativa.

A la protesta, que sirvió también para conmemorar el Día del Maestro y el 39 aniversario del surgimiento del Movimiento Democrático de los Trabajadores de la Educación de Oaxaca (MDTEO), se sumaron estudiantes adheridos en la Coordinadora de Escuelas Normales del Estado de Oaxaca (CENEO), padres de familia y militantes de organizaciones sociales.

“¡Esta marcha no es de fiesta, es de lucha y de protesta!”, “¡Mentira, no es cierto, nada está resuelto!”, “¡El maestro marchando, también está enseñando!”, “¡De Chiapas a Sonora con la Coordinadora!” y “¡Sección 22, la única no hay dos!”, corearon los manifestantes durante la movilización, que salió sobre la Carretera Internacional 190 Cristóbal Colón, en inmediaciones del crucero de Trinidad de Viguera, y terminó en el zócalo.

En el mitin, frente al Palacio de Gobierno, el secretario general de la gremial, Eloy López Hernández hizo un reconocimiento fraterno de la “gloriosa Sección 22” a los 84 mil trabajadores, quienes laboran con un gran compromiso en las aulas de las ciudades y de las comunidades más alejadas.

“Deben sentirse orgullosos por estar en esta noble profesión”, señaló.

Exigir no festejar

Pero, expuso que la Sección 22 del SNTE no salió a festejar el Día del Maestro, sino a exigir al nuevo gobierno federal y a las cámaras de Senadores y Diputados, la abrogación total de la “nefasta reforma educativa” del “espurio” Enrique Peña Nieto.

“Como trabajadores de la educación conscientes y democráticos, mantenemos nuestra exigencia en memoria de nuestros compañeros caídos por la imposición de la reforma”, asentó.

Además, observó que la nueva administración federal, a pesar de comprometerse con el magisterio oaxaqueño y los demás contingentes aglutinados en la CNTE, no ha cumplido con abrogar totalmente la reforma educativa, porque aún permanece el neoliberalismo en el régimen.

“El gobierno actual, no cambia mucho”, asentó.

De esta manera, destacó que el magisterio democrático nacional de la CNTE espera el llamado a una mesa de diálogo con el presidente Andrés Manuel López, durante la suspensión de actividades de 72 horas.

“Pero, queremos que sea una mesa con acuerdos que favorezcan a la educación y a sus trabajadores”, asentó.

Y resaltó que la Asamblea Nacional Representativa de la CNTE y la Asamblea Estatal de la Sección 22 del SNTE valorarán el rumbo de esta jornada de lucha, en caso de no haber respuestas a su reclamo de abrogación total de la reforma educativa.

Aunque, aclaró que un eventual paro indefinido de labores se definirá mediante una ronda de asambleas delegacionales de información y consulta.

“La voz de las bases estarán reflejadas”, reiteró.

El dirigente mencionó que la multitudinaria participación en la movilización evidencia la fuerza de la Sección 22 del SNTE, junto con sus “aliados naturales”, los padres de familia y las organizaciones sociales.

“Demostramos que la Sección 22 todavía tiene mucho para más, que está más viva que nunca, que sigue en pie de lucha”, apuntó.

Se mantiene régimen de excepción

Antes, el secretario de Organización, Genaro Martínez Morales subrayó que el magisterio oaxaqueño mantiene su reclamo, porque la nueva legislación aprobada recientemente contempla aún disposiciones de la “mal llamada” reforma educativa, especialmente el “régimen laboral de excepción”.

“Mientras no se restituyan nuestros derechos laborales, no están satisfechas nuestras demandas”, indicó.

De este modo, llamó a sus compañeros a mantener la unidad y la disciplina en sus filas, así como a luchar de manera combativa y organizada en las siguientes protestas, hasta lograr la abrogación total de la reforma educativa.

“Los espacios de discusión y definición determinarán el plan estratégico a corto, mediano y largo plazo”, apuntó.

Las batallas, se ganan en las calles

Mientras tanto, el secretario de Finanzas, José Carlos López Alonso dijo que el nuevo gobierno federal ofreció abrogar totalmente la reforma educativa, pero nuevamente la historia de engaño se está repitiendo, porque aún se mantiene vigente.

“Hubo un compromiso de campaña de no quedar ni un punto ni una coma de la maldita y sangrienta de la reforma educativa, pero no cumplieron”, agregó.

Ante esto, también convocó a sus compañeros a mantener la organización y participar activamente en las próximas movilizaciones.

“Las grandes batallas se ganan en las calles, no en las mesas de diálogo, ni en los discursos”, añadió.