"Indicios" de mala calidad del aire en Oaxaca

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Una espesa capa cubría la capital y la contaminación se hizo más grave al avanzar la tarde sin autoridad alguna que diera cuenta del fenómeno

La persistencia de esa “capa de nata” o calima en el atmósfera de la ciudad asociada a la ceniza producto de incendios forestales, polen, arena, arcilla y hasta materia fecal es un indicio de mala calidad de aire en Oaxaca.

A pesar de que las dos estaciones de monitoreo la Secretaría del Medio Ambiente, Energía y Desarrollo sustentable (Semaedeso) emite reportes satisfactorios, el encargado de la delegación de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), David Rafael Pérez, reconoció la problemática.

“Estamos por activarlo ya, debido al problema de los incendios”, dijo al referirse a la sesión que para este viernes tendrían los integrantes del Comité del Programa de la Calidad del Aire, el cual sesiona “cuando hay indicios de una mala calidad del aire”.

Y agregó: “El comité funciona para revisar los indicadores y parámetros que se tienen y en función de eso se determina qué hacer. Espero que estemos sesionando este viernes, revisemos los reportes y consideremos las acciones a hacer”.

Advierten problemas

De manera extraoficial se supo que hay problemas con la calibración de los equipos que miden la calidad del aire, los cuales operan a través de dos estaciones, una ubicada en la agencia de Santa Rosa Panzacola y otra en el Centro de Educación Artística (Cedart) Miguel Cabrera.

El subsecretario de Cambio Climático de la Semaedeso, Floriberto Vásquez Ruiz, rechazó que haya problemas con los equipos de monitoreo, pero sí reconoció que la medición únicamente se realiza por las mañana.

“Se está haciendo únicamente el monitoreo por la mañana porque cuestiones de energía eléctrica, los monitores están prendidos todo el día”, dijo al advertir que los incendios forestales han provocado una capa de nata en la ciudad que a falta de lluvias hace que las partículas se queden suspendidas en el aire.

El riesgo es que una vez que se generen las primeras lluvias en la ciudad éstas serán ácidas, “con concentración de partículas por todo el ozono y dióxido de carbono suspendido en el ambiente”.

Esperan lluvias

El meteorólogo de la Coordinación Estatal de Protección Civil, Cutberto Ruiz Jarquín, recordó que ayer comenzó formalmente la temporada de lluvias y ciclones tropicales, aunque descartó presencia de lluvias, sin embargo, ayer cayó el primer aguacero

La calima se comenzó a observar en la ciudad desde el 10 de abril pasado, en la medida que los incendios forestales se incrementaron y ha persistido en todo mayo.

“Es un fenómeno catalogado dentro de los litometeoros que consiste en partículas extremadamente secas suspendidas en la atmósfera y que son invisibles por ser microscópicas”, detalló.

En la ciudad de Oaxaca la calima afecta “en cuestión visual” e impide apreciar una ciudad limpia, pero afecta a personas con problemas de alergia o asma crónico.

Cuando la calima se combina con partículas como el monóxido de carbono o el ozono -contaminantes que produce la combustión del parque vehícular o la industria- afecta a la salud de las personas.

“Uno de los elementos principales para que se disperse la calima o los contaminantes atmosféricos será la presencia de lluvia o vientos, pero no hay indicios de éstas”, advirtió.