Gobernador celebra a los voceadores de Oaxaca

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

Murat Hinojosa departió con mujeres que, a diario, vocean las noticias en las calles de Oaxaca

“Mientras tengamos una sociedad más informada vamos a poder construir el Oaxaca que todos queremos”, afirmó el gobernador, Alejandro Murat Hinojosa, al presidir la celebración del Día del Voceador.

Acompañado de editores de los diversos medios de comunicación de la ciudad capital, dirigentes de las organizaciones de voceadores y un importante número de personas que todos los días laboran en la venta de diarios y revistas, el ejecutivo local reconoció el compromiso de los voceadores con la entidad.

“Ustedes son también parte de los profesionales de los medios de comunicación de nuestro estado y les agradecemos, porque la información es poder y mientras tengamos una sociedad más informada vamos a poder construir el Oaxaca que todos queremos”.

Escrituran predios

En la comida organizada para la ocasión, entregó también de manera simbólica a tres voceadores las escrituras de sus lotes, que se ubican en el municipio de San Pedro Ixtlahuaca, a fin de que puedan construir en ese lugar su vivienda o un negocio.

Además, a petición del presidente de la Unión de Voceadores del Estado de Oaxaca, Silvio Victoria Gutiérrez, anunció la condonación de los pagos del catastro de todos los predios de los voceadores ubicados en esa municipalidad.

“Todos los que estamos aquí somos una familia, una gran familia; cada quien está en una trinchera diferente, pero no tengo la menor duda, así que éste esfuerzo que quiero transmitirles es de todos juntos; ya era tiempo de tener este reconocimiento por una labor de vida por construir Oaxaca; entonces este es un esfuerzo conjunto”.

Becas para los hijos

Asimismo prometió evaluar la asignación de diversos apoyos para que los hijos de los voceadores puedan acudir a la universidad. “Ya hay universidades, veamos qué becas podemos tener para que puedan acceder a estudios y construir sus sueños”.

“También el tema de las casetas que comentaba, Silvio y Francisco, hagamos una evaluación conjunta con los municipios aquí presentes para que podamos tener un espacio más digno y también que este refleje la nueva etapa que vive el mundo; entonces habrá que pensar cómo hacemos las casetas, saben que estamos incorporando ya a la ciudad 70 kilómetros de fibra óptica que va a ser propiedad del gobierno del estado y podemos hacer que las casetas tengan espacios de internet gratuitos; habrá que pensar qué se puede lograr”.

Empleo extra y servicio de salud

A las decenas de familias congregadas en un restaurante del municipio de San Agustín Yatareni agradeció su trabajo. “Decirles que no están solas, que no están solos, que como gobernador estoy permanentemente abierto a que platiquemos, ya me dijeron algunas demandas ciudadanas como el tema del agua en el Centro Histórico y algunas colonias como la Cuauhtémoc, entonces vamos a ver qué hacemos; yo les pido que ustedes también nos retroalimenten, somos un equipo y estamos evaluando que hagamos un programa de empleo temporal con ustedes que vamos a platicar para un extra, a nadie le afecta un extra ¿no?; y el tema de la salud, para ver cómo hacemos un mejor servicio de salud para ustedes y sus familias”.

Comentó que el objetivo es celebrar, estar con sus familias. “Creo que la nota es el predio, que con el tema del catastro van a tener la posibilidad de tener su hogar y ese esa es la satisfacción más grande que puede tener cualquier persona, cualquier familia. ¡Que vivan los voceadores!”.

Prohibido ser fifí

Lo reconoció el propio gobernador Alejandro Murat Hinojosa, en esta ocasión el convivio con los voceadores fue relajado, solaz, ameno. “Silvio y Francisco me decían que hace un año el evento fue fifí, muy acá, pero ahora el ambiente está mejor”.

Ante las risas y aplausos de la gente, el mandatario estatal convino en que el ambiente de la celebración era bueno.

Después de regalar una silla de ruedas a don Régulo Luna Amadeo, que él mismo llevó hasta el lugar del voceador enfermo, Murat Hinojosa, hilvanó un discurso sencillo y nada retórico, cargado de chanzas, como cuando anunció la entrega de escrituras a los voceadores, pero con la advertencia: pero ya quedamos que me tienen que invitar cuando menos una cena pronto, si no, no. Jajajajajaja. Una comida ¿verdad?

Mientras los editores, directores y funcionarios estatales intercambiaban impresiones en la larga mesa de honor y algunos otros terminaban de comer, el gobernador Murat Hinojosa continúo interactuando con los voceadores en el amplio jardín del lugar.

Esfuerzo conjunto

De tal forma que cuando anunció también la condonación del pago del catastro de los predios que el gobierno del estado les donó en los municipios de San Pedro Ixtlahuaca y Santa Cruz Xoxocotlán, expresó: les quiero decir que todos los diarios estaban peleándose para pagar, pero les dije que no, que lo iba a hacer el gobierno del estado como agradecimiento. ¡Eh!

“Ya después buscan a los demás, a la familia Fernandez Pichardo, a Ericel, a Rotativo, al Tiempo, bueno ya saben a todos para que aporten lo que iban a dar, -Añorve, ya se emocionó, ya levantó la mano; el diario Marca también-. No miren, aquí somos una familia, esto es un esfuerzo de todos juntos, somos una gran familia”.

Los voceadores paladeaban los diversos platillos del buffet, pero el gobernador continúo relajando comprometiendo diversos apoyos, como becas para los hijos de estudiantes, la renovación de las casetas, servicios de salud, apoyos sociales y hasta dotación de agua potable, lo que le granjeó buenos aplausos.

Lo dijo claro: el objetivo es celebrar en familia.

Y no se amilanó ni cuando la voceadora Sofía, que vende los diarios frente al estadio de beisbol, recriminó algunas solicitudes no atendidas. “Mira, mira, todo lo vamos a atender, vamos ayudar a que le den servicios médicos gratis a tú papá y a toda tu familia, claro que te vamos a apoyar”. Expresó condescendiente, al tiempo que solicitaba a una funcionaria de su administración atender diligentemente a la vendedora de periódicos.

Después todo fueron poses, poses y más poses. Hombres, mujeres y niños le solicitaron tomarse la foto, sin faltar la oficial con los dirigentes de las uniones de voceadores. Complaciente, cortés, deferente, posó para las fotos sin perder la amenidad.