Lenta y con traspiés, obra en Prepa 1 de Oaxaca

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Al menos ocho árboles derribó la constructora y los desechos de la demolición terminaron en el margen del Río Atoyac.

Prácticamente es nulo el avance que observa el director de la Preparatoria número Uno de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, Mario Antonio Silva, en torno a los trabajos de reconstrucción que la empresa Constructores e Ingeniería Básica Taemi han realizado para resarcir los daños causados por los sismos de septiembre de 2017 en el plantel de enseñanza media superior.

Además del atraso mostrado desde agosto de 2018, fecha en que se adjudicó el contrato de la obra a Taemi, y cuyos trabajos supervisa personal del Instituto Oaxaqueño Constructor de Infraestructura Física Educativa (IOCIFED), la empresa incumplió con el compromiso de apoyar la rehabilitación de aulas temporales con los recursos por la venta del fierro extraído por la demolición.

Son alrededor de mil 200 alumnos de bachillerato estatal quienes reciben clases en instalaciones improvisadas dentro de la Preparatoria número Uno así como aulas preconstruidas instaladas en el campo B anexo al estadio de beisbol Eduardo Vasconcelos.

Ni los cimientos ha realizado la constructora en la Preparatoria número Uno. FOTO: Emilio Morales

Obra temporal de 2 mdp

De manera directa, la UABJO debió canalizar dos millones de pesos para adecuar las obras temporales que incluyeron servicios de tubería y energía eléctrica.

El funcionario universitario acusó también el derribo árboles sin sustento y permitir que el escombro se vertiera en el Río Atoyac sin que hasta el momento exista sanción alguna por parte del ayuntamiento de Oaxaca de Juárez, que recibió la concesión de ese tramo para embellecerlo con jardines y áreas verdes entregado al municipio por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente o la Comisión Nacional del Agua.

Afectación tras afectación

Entrevistado sobre ese último punto, el rector de la UABJO, Eduardo Bautista Martínez, externó su desacuerdo, pero se deslindó de la contaminación al afluente cercano a la preparatoria porque “es un asunto que deben valorar las instancias ejecutoras, de acuerdo a normas de tipo ambiental para que no nos lleve a afectaciones tras afectaciones”.

De acuerdo con el director de la Preparatoria número Uno, fue precisamente la falta de acuerdo entre la constructora y los sindicatos Libertad y la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM) para el retiro de escombro de cinco edificios que se demolieron lo que retrasó las obras.

Ecocidio

NOTICIAS Voz e Imagen de Oaxaca constató que en marzo pasado camiones materialistas tipo volteo con insignias de CATEM extraían de la preparatoria uno escombro que depositaban en la margen del Río Atoyac aledaña a la Central de Abasto, justo donde días antes se habían disputado la posesión ilegal de un tramo de zona federal concesionada al municipio de Oaxaca de Juárez.

“La constructora asignó a quienes iban a recoger el escombro, no sé a quién le otorgaron el permiso y cuál fue su negociación, estamos entendido que lo tiraron en el Atoyac, pero no ha cumplido con los parámetros”, acusó Mario Antonio Silva.

Después de cargar escombro en la preparatoria número uno, un camión tipo volteo con insignias de CATEM lo deposita en las margenes del Río Atoyac. FOTO: Emilio Morales

Anomalías y retraso

Otra de las anomalías que pudo observar fue el derribo de ocho árboles de gran tamaño, tres de los cuales pudieron justificarse en su condición, ya que “estaban a punto de caerse”, pero entre cuatro y cinco estaban sanos, pero el argumento es que estorbaban para construir cinco edificios tipo H.

El problema es que la constructora ha vuelto a cambiar el proyecto y ahora pretende construir edificios tipo Q donde estarán 33 aulas, una biblioteca, sala de computo, dirección y secretaria administrativa, pero de éstos no se han comenzado ni los cimientos.

Nueve meses y no avanzan

Desde febrero pasado Constructores e Ingeniería Básica Taemi debió concluir las obras de reconstrucción que en agosto pasado inició en la preparatoria número uno de la UBAJO y por las cuales recibirá 53.8 millones de pesos.

Los sismos de septiembre de 2017 en Oaxaca dañaron 21 espacios universitarios, las preparatorias número uno en esta ciudad y la cuatro en Santo Domingo Tehuantepec, son de los más afectados.

En conjunto a las obras de reconstrucción en la UABJO se destinan 214 millones de pesos, 114.1 millones de pesos del Gobierno Federal que incluyen 13 obras y otros 100.8 millones de pesos para atender siete obras, entre éstas últimas edificios administrativos, gimnasio y biblioteca de Ciudad Universitaria.

La dilación para atender las afectaciones que dejaron los sismos de 2017 han sido una constante en la UABJO. Debieron pasar once meses para que a la constructora encargada se le asignara el contrato y la preparatoria número uno fue de las primeras en demolerse.

La obra estaba precalendarizada para ejecutar del 4 de octubre de 2018 al 18 de febrero de 2019, pero la fecha expiró y las autoridades de la UABJO no ven avances, mucho menos tienen idea cuándo podrían concluirse.