Luchan madres solteras por erradicar violencia

Aseguran que el principal problema en la familia es la falta de comunicación

TUXTEPEC, Oax.-Gladys de Jesús Rodríguez Carrera, presidenta de la Unión de madres solteras dijo que la celebración del 10 de mayo fue un tanto amarga para algunas madres, debido a que siguen con la lucha para obtener un hogar armónico, erradicar la violencia y crear unión familiar.

Comentó que incluso esos dos factores, la falta de comunicación y la desunión están siendo las principales problemáticas dentro del núcleo familiar, situaciones que deben sobrellevar las jefas de familia o madres.

Rodríguez Carrera explicó que el principal obstáculo de las madres solteras actualmente es la falta de empleo e incluso obtener un espacio laboral que sea bien remunerado, con la intención de que cubran las necesidades básicas de su familia.

Por otro lado las mismas ya dejaron de depender de una pensión alimenticia al momento del divorcio o separación, porque como mujeres han sabido desenvolverse y desarrollarse en diferentes ámbitos sociales.

Una realidad dividida

Gladys de Jesús Rodríguez informó que como asociación han tenido reportes por parte de padres de familia que han sido maltratados por sus hijos, sin embargo los mismos casos no siguen un proceso jurídico como lo hacen cuando existe violencia intrafamiliar.

Destacó que incluso gran parte de los casos sobre violencia de hijos a padres, se da en la zona urbana debido a que el tema familiar, los valores y el respeto a los mismos es totalmente diferente, en comparación con las zonas rurales o de mayor marginación.

Uno de los puntos claves para evitarlo, es educar a los hijos valores firmes desde su infancia, además de permanecer en constante comunicación con ellos y limitar la información que obtienen de las redes sociales o el internet, expresó Rodríguez Carrera.

Exhortó a las madres y padres que tengan un acercamiento más real con las actividades diarias de sus hijos, para de ese modo saber cuando algo les ocurra, pero sobretodo eliminar las faltas de respeto dentro del núcleo familiar, que puedan derivarse en violencia física, psicológica, momentaria o social.