Acusado de torturar y matar a joven

Otro de los presuntos implicados en el homicidio de Carlos Omar y cuyo cuerpo apareció semidesnudo y con múltiples lesiones a las orillas del rio Atoyac en jurisdicción de San Juan Bautista La Raya, fue detenido por elementos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) en el estado de Chihuahua.

De acuerdo con el informe de la corporación policíaca, en esa entidad del norte del país fue localizado Paul Diego P.M., al contar con la orden de aprehensión en la causa penal 140/2014 del juez quinto en materia penal  por el delito de homicidio calificado con ventaja cometido en agravio de Carlos Omar.

Paúl Diego, conocido como El Charmin, luego del arresto fue trasladado a territorio oaxaqueño para ser internado en el penal de Santa María Ixcotel como presunto responsable del delito de homicidio calificado con premeditación, ventaja y traición.

LOS HECHOS

Carlos Omar había desaparecido el 9 de septiembre del 2012 y después fue hallado muerto a la orilla del río Chiquito, en jurisdicción de San Juan Bautista La Raya.

Describieron que Carlos Omar tenía tatuajes en el antebrazo derecho, en forma de jeroglícos y tatuaje en el tríceps izquierdo, en forma de símbolo oriental.

Lo torturaron

El cadáver, desnudo y cubierto con ramas, fue hallado a dos metros de un camino que pasa a la orilla del río Chiquito, en el paraje Paso de Piedra y a unos cien metros del camino Viejo a Zaachila, que comunica del panteón municipal de esta comunidad con la carretera nueva a la Villa de Zaachila.

Durante la práctica de la necropsia de ley, confirmaron que Carlos Omar estaba degollado, con huellas de lesiones en ambos brazos, al ser torturado, además de ser castrado; no encontraron las prendas de vestir.

Familiares dijeron que amaba la música, los animales, la naturaleza y todas las manifestaciones de Dios. “Esta misma sensibilidad le desgarraba el corazón de impotencia ante la injusticia, ante la fealdad del mundo que le parecía terrible afrontar y lo conmovía hasta las lágrimas. Sobre todo si era en contra de los seres más desprotegidos, los niños y los animales (sus amigos sin voz como él decía)”.

Las investigaciones de la policía siguieron su curso y mediante un video se logró establecer quiénes interceptaron violentamente a Carlos Omar, para ser privado de su libertad por la fuerza.

De acuerdo con el expediente 140/2014, del juzgado de referencia, el homicidio ocurrió el 9 de septiembre del 2012. El joven salió del bar Coquis, ubicado en la calle de Miér y Terán y después lo llevaron a un departamento en San Felipe del Agua, donde lo golpearon.

Inicialmente se logró la captura de Víctor; posteriormente de Eduardo Uriel y de Ricardo, quien fue detenido el 8 de octubre de 2014, por lo que fueron trasladados al reclusorio de Miahuatlán de Porfírio Díaz.

Al vencer el término constitucional, el titular del juzgado Quinto de lo penal dictó auto de formal prisión en contra de los tres presuntos homicidas.

Sin embargo, Ricardo Alonso rindió de nueva cuenta su declaración preparatoria el 18 de marzo de 2016 y aseguró que el día que asesinaron a Carlos Omar, él estaba trabajando en un mototaxi en San Martín Mexicápam.

QUEDARON LIBRES

Al ampliar su declaración preparatoria presentó pruebas para sustentar su dicho, por lo que el juez consideró que no existen elementos sucientes para continuar el proceso en su contra y al rendir su resolución emitió la sentencia absolutoria.

Cabe destacar que tanto Víctor como Eduardo Uriel también fueron excarcelados.

Tras cinco años de los hechos y tres años de la liberación de los primeros detenidos, fue detenido en Chihuahua, Paúl Diego y quien se encuentra a disposición del citado juzgado.