Guadalupe Fernández: pequeña gran escritora

La presentación de los ganadores de este concurso se realizó en el Mupo, en días pasados.

Originaria de San Juan Teitipac, Tlacolula de Matamoros, Guadalupe Monserrat Fernández Martínez resultó ganadora del concurso Pequeño gran escritor, certamen convocado por la editorial El gran escritor. Su cuento El chango con hambre obtuvo el primer lugar y el evento de premiación se realizó el pasado fin de semana, en el Museo de los Pintores Oaxaqueños (Mupo).

La pequeña escritora oaxaqueña participó en el 2018, en el certamen que convocó a más de 400 niños de todo el país y dentro de los 50 finalistas quedaron dos oaxaqueños más: Ashley Leticia Martínez Rojas, de 10 años y Obet José Cruz González, de 11 años, este de la Sala de Lectura Cánticos de Vida y Libertad.

La pequeña escritora explicó los motivos que la llevaron a escribir el cuento El chango con hambre. Ilustrado por el estudio Caldo de Pollo, el texto narra las complicaciones que tiene un chango que no puede dejar de comer.

La novel escritora leyó un fragmento del cuento: “Había una vez un chango con hambre que vivía en una selva llamada Chimbubú. Él comía, comía y comía mucho, pero nunca se llenaba. Su panza era un barril sin fondo”.

El director editorial de El Gran Escritor, Gavo Casillas y el profesor y mediador de la Sala de Lectura, Ignacio Rogelio Morales Sánchez condujeron el evento en el Mupo. Reconocieron el gusto y dedicación de las niñas y niños, labor impulsada desde el aula de la Escuela Primaria Unión y Progreso, de San Sebastián Teitipac, Tlacolula.

La pequeña escritora, Guadalupe Monserrat, invitó a toda la niñez oaxaqueña a leer mucho. “Leer es mágico, te lleva a otras dimensiones, a volar y a soñar, te enseña que nada es imposible y que en la vida real hay fantasía, imaginación y creatividad. Lo importante es la emoción y la pasión con que hagas las cosas que te gustan de corazón”, explicó.

Cabe resaltar que las y los niños participantes son integrantes del Programa Nacional de Salas de Lectura y opera mediante la colaboración entre la Seculta y la Secretaría de Cultura Federal.