Pide obispo no ser católicos de Semana Santa

El obispo de la Diócesis de Tehuantepec, Crispín Ojeda Márquez, en su homilía dominical

TEHUANTEPEC, Oaxaca.- El obispo de la Diócesis de Tehuantepec, Crispín Ojeda Márquez, dedicó su homilía de este domingo a aquellos que se dicen católicos, pero caen en el desánimo después de la Semana Santa, porque olvidan a Jesús.

Comentó que muchos dicen ser católicos, pero no hacen lo correcto; se dejan llevar por situaciones externas y aceptan lo que más les conviene.

Nos olvidamos de seguir a Cristo

Ojeda Márquez aseguró que todo hace suponer que para los católicos todo se termina con la Semana Santa. Después, entran en un estado de shock y se olvidan de seguir a Cristo.

"Nos gusta llamarnos católicos, pero comúnmente olvidamos el motivo de la muerte y resurrección de Cristo.

"Decimos que creemos en él, pero no expresamos nuestra fe en la vida diaria", sostuvo.

El jerarca de la Iglesia católica rememoró en su mensaje dominical la tercera aparición de Jesús, cuando sus apóstoles regresan a su antiguo oficio de pescadores.

Dijo que un católico actual es como estos apóstoles, porque en vez de animar a sus semejantes, flaquean en su fe y no saben a dónde ir.

A los discípulos de Jesús se les olvidó la encomienda de "ser pescadores de hombres", sostuvo el guía espiritual.

Detalló el obispo que cuando Jesús resucitó de entre los muertos, su primera tarea fue volver a reunir a sus discípulos.

Los apóstoles se habían dispersado desde que apresaron a Jesús para ser enjuiciado por el emperador y sacrificado en la cruz.

"Es lamentable que a estas alturas muchos católicos no participen en las reuniones de Eucaristía de los domingos. Tampoco se suman a los grupos parroquiales para enriquecer sus conocimientos en su fe", dijo.

Sin Cristo, toda misión fracasa

Jesús después de la resurrección sigue trabajando a través de sus discípulos. Mientras que muchos feligreses de la Iglesia, realizan su misión sin tomar en cuenta a Jesús, y esto termina en fracaso.

"Jesús tenía toda la razón cuando dijo, sin mi nada se puede hacer", manifestó.

"Sin Cristo fracasamos en el trabajo pastoral, con los matrimonios católicos, en la educación de los hijos, y en todo lo que uno realice", precisó el obispo Crispín Ojeda Márquez, en su mensaje dominical.