Once años sin justicia en Ixcatlán

A pesar del tiempo transcurrido, se vive un clima tenso en Ixcatlán

HUAJUAPAN DE LEÓN, Oaxaca.- El presidente del Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas (Cedhapi), Maurilio Santiago Reyes, dijo que el 30 de abril se cumplieron 11 años de la masacre de Santo Domingo Ixcatlán –en la región Mixteca-, por lo que piden a la Fiscalía General del Estado de Oaxaca se ejecuten las órdenes de aprehensión pendientes por este caso.

Cabe referir que el 30 abril del 2008, un grupo paramilitar encabezado por Fredy Eucario Morales Arias ejecutó a tres personas y posteriormente les prendió fuego, quienes se oponían a la venta de terrenos en esta comunidad, por lo que desde esa época hasta ahora, Cedhapi lleva el caso y se busca proteger a las familias que fueron víctimas de la masacre.

Santiago Reyes especificó que fueron tres las personas que perdieron la vida en esta masacre y aunque algunas fueron detenidas, no se ha tenido justicia, por lo que las familias han pedido a la Fiscalía del estado de Oaxaca que se detengan a los autores intelectuales y materiales.

“Hay órdenes de aprehensión pendientes, no se ha hecho justicia hasta el momento; el móvil por el cual ocurrió el triple homicidio, fue porque estas personas que murieron asesinadas se oponían a la venta de tierras de Santo Domingo Ixcatlán, y ahorita lo que se está insistiendo es vender las tierras y lucrar con el pueblo, pero hay mucho peligro aún”.

Especificó que actualmente los caciques del pueblo están tratando de vender los recursos naturales, pues se autonombró como comisariado de Bienes Comunales la hermana de Fredy Eucario Morales Arias.

Dijo que la situación que se vive en Santo Domingo Ixcatlán es tensa, ya que el grupo que actualmente gobierna la comunidad, es apoyado por la Secretaría General de Gobierno (Segego) y que se podría vivir otra masacre similar a la del 30 abril, cuando fueron asesinadas tres personas.

Sostuvo que el gobierno se ha tratado de olvidar de este tema, a pesar de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dictó medidas cautelares a los familiares de las tres personas que perdieron la vida.

Especificó que la comunidad sigue exigiendo justicia y no se cansarán de hacerlo, ya que el peligro se respira en el aire y a pesar de las advertencias, no se ha hecho nada.