Reforma laboral rompe estabilidad: abogado

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Diversos sindicatos salieron ayer a las calles por la celebración del 1 de Mayo

La reforma laboral aprobada por el Senado de la República responde más a los intereses políticos del Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA), que al beneficio de los trabajadores, afirmó el abogado laborista, Héctor Lorenzo Estrada.

“No hay que olvidar que el gobierno del Estados Unidos condicionó su firma del acuerdo a la aprobación de la nueva ley laboral en el país, por eso la Cámara de Diputados y el Senado de la República la aprobaron, a pesar de que rompe con la estabilidad laboral”.

El asesor de diversas organizaciones sindicales, subrayó que la nueva ley viola la autonomía sindical al establecer un órgano que vigile los nombramientos de sus comités ejecutivos, además que no se toca a la subcontratación u outsourcing para favorecer a las grandes empresas.

Manifestó que la desaparición de las juntas locales de conciliación y arbitraje centralizan nuevamente los tribunales laborales, al convertirlos en juzgados federales o locales tal vez denominados de la administración del trabajo o juntas de trabajo, -el nombre es lo de menos-, pero desaparece uno de los tribunales emblemáticos de la Constitución de 1917.

“La constitución estableció para los trabajadores tribunales tripartitas, es decir que estuvieran integrados por un representante del gobierno, el presidente de la junta federal o local; un representante de los trabajadores, elegido por los sindicatos de trabajadores; y un representante de los patrones, electos también por los sindicatos de los patrones; pero ahora todos será se incorporan al poder judicial”.

Mezcla de agua y aceite

Lorenzo Estrada dijo que los poderes judiciales de la Federación y los estados no son garantes de la administración de justicia. “Además de que los ámbitos social y judicial son totalmente distintos, no se puede mezclar el ámbito judicial propiamente dicho y el ámbito social; esto es lo que quieren desaparecer”.

El abogado litigante destacó que los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que se reconocen en la misma ley son garantistas del trabajador, “entonces esto contradice la decisión de que los juicios laborales se tengan que llevar a cabo en tribunales del Poder Judicial”.

“Esta medida pretende judicializar los derechos de los trabajadores y por tanto es contraria al espíritu de los diputados constituyentes de 1917, que establecieron en la Carta Magna derechos sociales para la clase trabajadora; es un regresión que atenta contra el espíritu de nuestra ley fundamental”.

Destacó que el propósito de la reforma fue flexibilizar las condiciones de trabajo para ofrecer mayores garantías a los inversionistas nacionales y extranjeros, en el contexto de la globalización.