Aumenta en Oaxaca el índice de sobornos a funcionarios

Los sobornos o mordidas para la realización de algún trámite público de corte empresarial fueron a la alza. Mientras que en 2018 el 36.2 por ciento de las empresas afiliadas a la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Oaxaca refirió experimentado corrupción en trámites públicos en el último año; en el 2019 la cifra creció a 48 por ciento.

El indicador #MxSinCorrupción contenido en la plataforma Data Coparmex, muestra la frecuencia con la que las empresas se enfrentan a actos de corrupción al interactuar con el gobierno.

La corrupción, señala la Coparmex, es un costo adicional para las empresas que impide mejorar su competitividad. Además, limita la inversión pública y privada, y crea servicios públicos de baja calidad.

Con un 48 por ciento de empresas que experimentaron algún acto de corrupción en el último año, Oaxaca se ubica por arriba del promedio nacional que es de 38.2 por ciento, y dentro de las ocho entidades con mayor número de episodios de este tipo.

La lista la encabeza Guerrero (61 %), Chiapas (60 %), Quintana Roo y Morelos (52%), Ciudad de México y Baja California Sur (50%) y Estado de México (49%). 

 

La encuesta

Los resultados son construidos a partir de una encuesta anónima realizada a socios Coparmex.

Se les pregunta si durante el último año algún servidor público, tercera persona o coyote intentó apropiarse de algún beneficio para realizar, agilizar o evitar trámites, multas o pagos.

Los resultados que se presentan, precisa, cumplen las condiciones estadísticas necesarias mínimas para asegurar que la muestra es suficientemente grande para que tenga representatividad a nivel estatal.

Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), señalan que en 2016 las empresas desembolsaron por concepto de soborno alrededor de 1 612 millones de pesos en todo el país. El costo promedio de los sobornos por unidad económica se estimó en 12 mil 243 pesos.

Los mismos datos ubicaron a Oaxaca en la cuarta posición a nivel nacional por proporción de establecimientos víctimas de corrupción en 2017 con 6.1 por cada 100 unidades económicas, sólo por debajo de la Ciudad de México con 11 de cada 100, Estado de México con 9.9 de cada 100 y Morelos con 8.3 de cada 100 establecimientos comerciales.

Al distinguir los trámites de acuerdo con el nivel de gobierno se pudo identificar que fueron más susceptibles de ser víctimas de corrupción al solicitar algún trámite o permiso federal o municipal, necesario para su operación, tales como una licencia o permiso de construcción o de uso de suelo, un permiso para importar o exportar, o en la atención de alguna inspección requerida por parte de una autoridad.