Oaxaca: niñez sin derechos... ni comida

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

La familia vive en una casa de madera en la zona más marginada de Pueblo Nuevo

Cuando el hambre se posó en la mesa, las ganas de ir a la escuela se escaparon por las rendijas de la casa armada con retazos de madera.

Miguel, con la inocencia de sus 9 años, abandonó los estudios; Nadia, de 11, acude a las aulas una vez cada quince días para culminar la primaria en el sistema abierto; el dinero en la familia no alcanza para asistir regularmente. Cada uno de los siete habitantes sobreviven, en promedio, con 28 pesos al día y pan con café que cada viernes les proporciona la asociación civil Reviviendo Oaxaca.

Servicios inexistentes

La familia, está asentada en una de las zonas de mayor marginación de Pueblo Nuevo, sobre la calle Yagalán, aún inexistente en el mapa y por tanto sin servicios públicos: agua, luz, pavimentación o transporte público. Al lugar sólo se arriba caminando sobre un agreste camino que transpira polvaderas, el agua se obtiene a través del acarreo de pozos y, en entre los más afortunados, mediante la compra en pipa.

El padre y la madre de familia no tenían otra opción, “es el único lugar a donde podíamos ir con los ingresos que tenemos”, señala Edith a quien la pobreza le arrancó años de juventud. La casa en donde habitan fue construida por fuerza propia. Cada integrante llevó a hombro los tablones de madera por casi un kilómetro cuesta arriba. El terreno lo siguen pagando a razón de mil 500 pesos al mes.

Para Nadia, la ilusión en el Día del Niño es una muñeca

Como pudieron armaron dos piezas de techo de lámina; la primera, en donde quedaron establecidos los dormitorios y la segunda, una cocinita. Separado instalaron un baño seco que tiene carencias y requiere urgentemente de mejoras.

De adulta, señala Nadia, le gustaría ser arquitecta y poder tener el dinero suficiente para mejorar su hogar. Hasta ahora su niñez ha estado privada de muchos derechos fundamentales.

Talla baja, en uno de cada 4 infantes

Las cifras anteriores del Sistema Local de Protección Integral de los Derechos de Niñas Niños y Adolescentes (SIPINNA) señalan que 3 de cada 10 niñas y niños de Oaxaca no tienen garantizado el acceso a la educación y uno de cada 5 no tiene seguras sus tres comidas diarias; 23.7 por ciento de los menores de cinco años tienen talla baja y 3 de cada 10 padecen pobreza alimentaria. Estas cifras ubican a Oaxaca 10 puntos porcentuales debajo de la media nacional (13 por ciento) e imposibilitan hacer realidad los derechos de la niñez.

Pobreza, doble golpe en la infancia

La pobreza es una condición social que afecta sin distingos pero causa un doble efecto negativo en especial a la niñez y adolescencia debido a las limitantes tanto jurídicas como legislativas para tomar decisiones sobre su propio bienestar

“No es que no pueda tomar decisiones sobre su propia persona para su bienestar, sino que no tiene capacidades para conseguir ese bienestar, capacidades económicas, legislativas o jurídicas, por ello la pobreza vulnera más los derechos de las niñas, niños y adolescentes”, explica Esperanza Cárdenas Salcido, Coordinadora de Programas de Sikanda asociación civil enfocada al trabajo con este sector de la sociedad.

Explotación infantil

Esta condición social, abundó no sólo daña a nivel económico sino otro tipo de derechos para el desarrollo como el derecho a la alimentación, a la salud, seguridad social, educación y vivienda. Todo lo anterior, agregó, deriva en abusos como el trabajo y explotación infantil.

Una de las aristas más reveladoras del nivel de pobreza que vive la población infantil en el estado son los índices en el derecho a la alimentación.

El informe Bajo Ataque Los Derechos Humanos de Oaxaca en el capítulo 7, correspondiente a las niñas, niños y adolescentes presentado en el marco del Examen Periódico Universal (EPU), mecanismo del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), señala que el 36.1 por ciento de la población menor a 18 años en Oaxaca sobrevive en pobreza alimentaria y 1 de cada 3 niñas y niños son susceptibles de desnutrición.

Morir por hambre

Entre 2016 y 2017, 51 niños murieron por este flagelo social, colocando a Oaxaca en el cuarto puesto de muertes por desnutrición, afirma el informe.

Los municipios más pobres con mayor población infantil

Cifras del Censo de Población y Vivienda 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), indican que los municipios del estado con mayor proporción poblacional de niñas, niños y adolescentes son: San Martín Peras con 58.23 por ciento; Santiago Amoltepec, con 56.91 por ciento; San Simón Zahuatlán con 56.54 por ciento; Coicoyán de las Flores con 56.51 por ciento; Santa María Zaniza con 56.15 por ciento; y Santos Reyes Yucuná, con 55.63 por ciento.

Dichos municipios se encuentran entre los 15 con mayor situación de pobreza extrema del país de acuerdo con la Encuesta Intercensal INEGI 2015.

La Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Oaxaca, publicada el 16 de diciembre de 2015, obliga a todas las autoridades estatales y municipales a garantizar los derechos de la niñez y adolescencia que viva o transite por nuestro territorio, sin embargo lo anterior sigue sin concretarse para todos.