Wang Perro trae su jazz gitano a la Jícara

Daniel CosíoDaniel Cosío

Wang Perro, banda emergente de la Ciudad de México, surgida de manera esporádica en las calles de esa gran urbe.

Wang Perro hace de la música una fiesta de sonidos, mismos que hacen del proyecto una alternativa fresca y atrevida. Esta agrupación surgida en las calles de la Ciudad de México llegará a Oaxaca para ofrecer un concierto, en el Librespacio Cultural La Jícara, esta noche.

Se trata de una banda emergente surgida de manera espontánea, como ellos la definen, en la 'ciudad monstruo'. Se presentan con un especial interés e interpretación en los diferentes ritmos y músicas del mundo entre los que destacan: el swing, jazz gitano, la rumba, ritmos de los balcanes, así como composiciones originales.

Creadores ya de un estilo ecléctico y particular, Wang Perro utiliza una instrumentación poco convencional que va desde la chelotarra, un instrumento reciclado, hasta la vihuela de mariachi, y la guitarra manouche que se mezclan con alientos y voces que remontan a los años 50.

Los integrantes del grupo son: Joel Olmedo Garrido, vihuela; Daniel Cosío Salazar, sax soprano; Eliuth Angulo, chelotarra; Arturo Tavo García, flauta; Tito Cruz, guitarra y voz; Fernando Saico Romero, guitarra manouche y Mar Kurgan, voz.

Joel Olmedo (Vihuela), Daniel Cossio (Sax Soprano), Eluth Angulo (Chelotarra), Arturo García (Flauta) Tito Cruz (Guitarra y vos), Alex (Darbuka), Saico (Guitarra Manouche) y Mar Kurgan (voz)

Wang Perro, banda emergente de la ciudad de México, surgida de manera espontánea en las calles de esta ciudad monstruo. Su interés e interpretación por los diferentes ritmos y músicas del mundo, entre los que destacan; el swing, jazz gitano, la rumba, ritmos de los Balcanes, así cómo composiciones originales, los ha llevado a crear un estilo ecléctico y particular.

Al utilizar una instrumentación peculiar, que va desde “La chelotarra” (instrumento reciclado), hasta la vihuela de mariachi, guitarra manouche mezclándose con alientos y voces que nos remontaran a los años 50´s, Wang Perro hace de la música una fiesta de sonidos, mismos que hacen del proyecto una alternativa fresca y atrevida dentro de esta gran urbe.