Artistas oaxaqueños pintan de color a México

La licenciada Soledad Vasconcelos Díaz es la creadora del proyecto “Artistas Oaxaqueños Pintando de Color a México”; es Presidenta de la Fundación “Manos Unidas para Ayudar”.

Los artistas plásticos de Oaxaca, en una reunión, tuvieron a bien elegir como su Directora del proyecto ya mencionado, a Soledad Vasconcelos, al que se integraron más de 15 artistas, quienes ya tuvieron la primera experiencia en presentar sus obras en esta entidad, en una de las galerías del centro de la ciudad.

La mayoría de ellos abarcan temas nuevos, ya que rompen el tradicionalismo de Oaxaca, pues intentan plasmar algo nuevo en cada lienzo; crear una obra no es fácil, debido a la búsqueda de técnicas novedosas que atraen al espectador.

Los colores quizá sean los mismos, pero el contenido no. Este fue el motivo por el cual la abogada Soledad Vasconcelos les presentó el proyecto que fue bien aceptado. Y después de la primera experiencia recibieron la invitación del gobierno de Culiacán, Sinaloa, donde expusieron sus obras pictóricas, que fueron muy admiradas por ser de origen oaxaqueño.

A pesar de los contratiempos, les fue muy bien; con esa experiencia vienen con mayor interés las ganas por continuar trabajando en los temas que con estética e imaginación van creando.

Ellos son: Alma Patiño, Ana Rodelo, Belarmino Francisco, Cinabrio Figueroa, Eliezer Jogli, Horacio Girón, Jacobo Morales, José Jiménez, Manuel Mos, Max Sanz, Miguel Guzmán, Salatiel Cruz, Vicente Mesinas y Guillermo Estrada.

El trascender

La intención de conformar un grupo de artistas e integrarlo, proyectarlo y difundirlo, no es tarea fácil, por las distintas formas de pensar de cada uno de ellos; sin embargo, Sol Vasconcelos se convirtió en la representante que con mucho tezón busca lugares fuera de la ciudad de Oaxaca.

Entablar contacto con los Estados del Norte de la República es la intención para continuar exponiendo las obras artísticas de este grupo, que cada día irá creciendo más, debido a la inquietud de trascender a otros lugares donde el arte oaxaqueño es desconocido, pero impresionante cuando ya se tiene a la vista una obra, ya sea un óleo, una acuarela, etcétera.

Lo anterior, nos da a entender el aprecio del arte oaxaqueño por el público norteño, desde luego con la difusión por delante, pues sin comunicación no existimos; es necesario difundir para contar con la asistencia pública.

La gente del norte tiene sus características en cuanto a pintura se trate; en esa forma va tratando de crear para sí mismo, pero con la orientación de otro arte como es el nuestro, embarga de emoción el colorido de la mente que penetra en lo profundo de cada persona.

Así es como el color oaxaqueño se va distinguiendo a través de los espacios de la República Mexicana, con la intención de trascender fronteras porque un artista no puede permanecer en la ignominia, aspecto que corresponde a Soledad Vasconcelos, de ir más allá con el grupo de excelentes artistas oaxaqueños, quienes se han salido del tema tradicionalista, para triunfar en el área de la creatividad, de la imaginación de perseguir nuevas técnicas y formas en diferentes aspectos donde descubren la habilidad de un arte nuevo, ya no repetitivo, sino de ser exclusivo en estos tiempos de exigencia por un arte moderno y novedoso; que sorprenda al público mexicano y extranjero.