Soy ambidiestra, como los locos: Leonora Carrington

En las salas del museo, existe una dedicada a la vida de la artista, desde Inglaterra hasta México.

Leonora Carrington nace un 6 de abril de 1917 (de signo zodiacal Aries, nacida en el año de la Serpiente según el calendario chino) en Lancashire, uno de los cuarenta y siete condados de Inglaterra. Cuando era niña, ya mostraba señales de una gran fortaleza; nacida casi al finalizar la primera guerra mundial (1914-1918), su infancia estuvo marcada por una fuerte presencia paterna; desde niña mostró oposiciones a las tradiciones familiares y costumbres religiosas de su familia.

En su juventud fue expulsada de dos conventos para después ser enviada a un internado en Florencia, Italia, en donde tuvo sus primeros acercamientos con la pintura.

En 1936, a la edad de 19 años, comienza su carrera como artista en la Amédée Ozenfant Academy de Londres, donde mostró interés por el surrealismo, movimiento en boga en la época y del cual formó parte durante una etapa de su vida.

En su estancia en la academia, estuvo rodeada de artistas vivos de gran renombre internacional, como André Bretón, Salvador Dalí, Pablo Picasso, entre otros y de la mano de ellos comenzó su viaje a través de la pintura; además, también comenzó a escribir pequeñas novelas y cuentos surrealistas.

Cuando Leonora tenía 22 años, estalla la segunda guerra mundial; su esposo es encarcelado en un campamento nazi y ella huye a España en donde sufre una crisis nerviosa y es internada en un asilo. Una vez recuperada la serenidad, llega a Lisboa de donde decide viajar a Nueva York, para residir un año.

A la edad de 25 años, Leonora llega a México, país que adopta como patria y se establece en la capital, en donde pasaría el resto de su vida y desarrollaría su carrera como artista, pues la maestra Leonora fallece en 2011 en la Ciudad de México, a la edad de 94 años.

Durante su estancia en México conoce a Edward James, con quien participa en la creación de un jardín surrealista en el municipio de Xilitla, en San Luis Potosí, obra de gran importancia artística y un atractivo cultural de nivel internacional.

En la capital del estado potosino, se encuentra el Museo Leonora Carrington, ubicado al interior de lo que antes sería una cárcel, cuyo preso más famoso fue Francisco I. Madero en 1910 (hay un monumento en su memoria en su celda), y ahora es el Centro de las Artes de San Luis Potosí, recinto que alberga parte de la obra de escultura en bronce, distribuida a través de sus salas de exposición.

El Museo Leonora Carrington es un espacio de aproximación a la interesante obra de esta gran artista, ya que cuenta con intervenciones en las paredes en donde están expresados pensamientos propios de la maestra, además de estar acompañadas por escritos de personas que acompañaron a Leonora; plumas como Gloria Feman Orenstein, Octavio Paz, entre otros.

Recorrer los espacios del museo es adentrarse al mundo que inventaba la artista; uno, lleno de seres con rostros en las espaldas, que tocan instrumentos sin cuerdas; un mundo desde el cual Leonora era creada y ella nos lo compartía. Ahora, a ocho años de su partida, el conocer y apreciar su trabajo artístico, es la mejor forma de recordarla.