Defienden en la ONU labor de parteras

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Estudiosos y defensores de la medicina tradicional, temen la desaparición de la partería

La investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS-Unidad Pacífico Sur), Lina Rosa Berrio Palomo, hizo saber en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la urgencia de frenar la criminalización de la partería que en estados como Oaxaca corre el riesgo de desaparecer.

"El discurso con el que en los años recientes se llevaron los partos a los hospitales es insuficiente y necesitamos cambiarlo de manera sustantiva porque las mujeres no se están muriendo con las parteras, sino en las unidades médicas", expresó este lunes en la sede de la ONU en Nueva York, Estados Unidos.

A propósito de su participación en el evento paralelo de la Sesión número 18 del Foro permanente de las Naciones Unidas: Conservando los saberes ancestrales de la partería tradicional indígena: Buenas prácticas y desafíos para la implementación, explicó que si bien hay una serie de recomendaciones en encuentros previos, estos son contradictorios.

Por un lado urge a los estados para que preserven la partería tradicional y respeten sus formas de transmisión, pero por otro se busca reducir los índices de muerte materna institucionalizando la atención en unidades médicas.

“Hay un brecha de incumplimiento enorme y gran discrecionalidad del sector Salud en el tipo de relaciones que establecen con las parteras para el incumplimiento a los marcos normativos internacionales y nacionales”, expresó en entrevista telefónica.

Llamado al INPI

Berrio Palomo participó la tarde de este lunes en una de las 150 actividades previa a este foro, participó en el segundo momento de la sesión abordando el tema México: El papel de los Estados para la protección y acción de la partería. Propuesta de las redes de parteras, junto con Kinal Antzetik de la Ciudad de México.

La investigadora que ha trabajado desde Oaxaca la línea de la antropología médica, hizo ver la urgencia de que en el cumplimiento de estas recomendaciones internacionales se involucre el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), el propio sistema de Naciones Unidos y su Oficina del Alto Comisionado en México porque la preservación de la partería requiere “una acción más decidida para que los estados cumplan”.

La promoción de la atención institucional del parto ha significado en entidades como Oaxaca “el desplazamiento de las parteras ancestrales que reducen su participación a promotoras de salud”, prohibiendoles la atención del parto al negarles la expedición de certificados de nacimiento.

Lo que está en juego, dijo, no sólo es la muerte materna, sino el ejercicio del derecho de las mujeres a decidir con quién quieren que nazcan sus hijas o hijos, el derecho a la identidad de las y los recién nacidos, pero también la preservación de la partería.

“Si las partería tradicional no se puede ejercer va a desaparecer e implica la desaparición de los pueblos indígenas”, advirtió.