Reparación de edificios históricos de Oaxaca, sin planes ni recursos

El templo de Santiago Astata

Los sismos no dan tregua y un terremoto de 4.7 registrado a las 4:00 horas del lunes 5 de noviembre terminó por derrumbar la endeble torre del templo de Santiago Astatata, causando otra herida al patrimonio histórico de Oaxaca. De acuerdo a una respuesta a solicitud de información girada al INAH, la reconstrucción de monumentos históricos dañados por los sismos de septiembre de 2017 está en punto muerto o, sencillamente, no ha iniciado.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia señala en su información que 577 inmuebles históricos de Oaxaca se mantienen con daños, pero, sin recursos ni planes, están sin vistas para iniciar la reconstrucción.

En el país fueron afectados 2 mil 340 inmuebles, señaló el INAH, por lo que está en Oaxaca 1 de cada 4 monumentos afectados por terremotos en el país.

Una recopilación de estadísticas oficiales realizada por NOTICIAS, Voz e Imagen de Oaxaca, da cuenta que las 8 las regiones del estado tienen edificios históricos afectados por los sismos de 2017; pero son Valles Centrales, Mixteca e Istmo las zonas más golpeadas.

El santuario de San Vicente Ferrer visto desde el aire

Más que un embarazo; un año de “gestación”

Con datos al cierre de septiembre de este año, a 12 meses de los sismos, la delegación del INAH en Oaxaca señala que “se está en la etapa de gestación de recursos”, no informa de reparaciones, tampoco da fechas para inicio y mucho menos se arriesga a publicitar la recuperación de al menos un edificio, templo o ruina arqueológica dañados.

Mientras estados también golpeados como Chiapas, México, la ciudad de México y Morelos dan cuenta que ejercen ya financiamiento para la reparación, detentan un padrón específico de afectaciones clasificadas por severas, medias o menores y, en algunos casos, han desglosado montos de reparaciones, adelantos o finiquitos para las obras y han plasmado plazos de terminación de las obras, la delegación de Oaxaca del INAH carece de información y mucho menos de cifras, proyectos o planes concretos.

Las estadísticas son las más recientes, pues la respuesta está fechada el 24 de septiembre.

En el documento oficial referente a Oaxaca figuran inmuebles históricos como templos religiosos, mercados públicos, pasando por palacios municipales y zonas arqueológicas.

Daños por regiones

La Cuenca es la que menos afectaciones reporta, tres: templos de San Juan Bautista y Santa Magdalena, en Petlapa y el de San Pedro, en Ayotzintepec,

Por el número de construcciones afectadas, con 205 edificaciones, son los municipios de Valles Centrales los más golpeados; aquí resultaron dañadas zonas arqueológicas como San José Mogote, Monte Albán, Dainzú, Yagul, Zaachila o Lambityeco; presidencias municipales como San Martín Tilcajete, museos tales como la Casa Juárez, la ex fábrica de hilados y tejidos de Vista Hermosa (Centro de las Artes de San Agustín, Etla), el Palacio Federal o la biblioteca pública municipal Margarita Maza de Juárez, entre otros.

Sin embargo, a pesar de los daños y a más de 13 meses de distancia, la representación el INAH estatal evadió señalar el monto estimado para la reconstrucción o lo que a la fecha se ha aplicado en obras; de ello se infiere que ni siquiera han iniciado reparaciones; respecto a la etapa en que se encuentran las labores indica que“se encuentran gestionando recursos” y, por la misma razón, carece de fecha “cierta” para culminación de los trabajos.

Juchitán, el epicentro. Al fondo, el derruido palacio municipal, en primer plano, el mercasdo

Oaxaca, la segunda con más daños

El 7 de septiembre de 2017 se dañó el patrimonio cultural de Oaxaca, Chiapas y Tabasco, mientras que el del 19 causó daños en Puebla, Estado de México, Morelos, Guerrero, Ciudad de México, Tlaxcala, Hidalgo y Veracruz.

La respuesta a la solicitud de información pública folio 1115400007618 brinda los datos más actualizados sobre edificios afectados que, para Oaxaca ascienden a 577 monumentos históricos, la segunda entidad con más daños después de la Ciudad de México que considera 921; en Chiapas contabiliza 113 afectaciones, para el Estado de México 279, y Morelos reporta 259 deteriorados.

Estas cinco entidades representan el 91% de los monumentos históricos federales siniestrados por los terremotos, ya que suman 2 mil 144 inmuebles con problemas. El resto se reparte entre Tabasco, Puebla, Guerrero, Tlaxcala y Veracruz.

Templos, cimbrados

Son los templos e instalaciones religiosas las más golpeadas en la entidad, con 521.

El documento obtenido vía electrónica en el portal del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), da cuenta que en Oaxaca fueron las zonas arqueológicas las siguientes en afectaciones, con al menos 13 áreas con daños como los que se observan en Monte Albán (que no ha impedido el acceso al público), pues se apuntala una estructura y rehabilita el Juego de Pelota.

Además, el Cerro de Atzompa, en el surponiente de la capital; Yagul y Dainzú, en la zona de Tlacolula, Mitla, Lambityeco y Zachila; se suma El Mogote, Etla, todos situados en Valles Centrales

También está afectado el acueducto de San Felipe del Agua; en la Mixteca hay dos: Yucuita y Cerro de las Minas, en Huajuapan de León y otro más en Quiotepec, en San Juan Bautista, Cuicatlán.

Contrario a lo que pudiera suponerse, es la Mixteca la segunda por la cifra de monumentos históricos afectados, 169. Dividida en 9 distritos y 189 municipios, prácticamente en toda la región hay daños.

La mixteca, 19S

El mayor desastre en la región Mixteca lo causó el terremoto del 19 de septiembre, por su cercanía al epicentro en Morelos. El derrumbe del templo de Santiago Ayuquililla causó la única muerte en Oaxaca por ese terremoto; además, 168 edificios más resultaron afectados.

Entre los daños se cuenta el del templo antiguo convento, la histórica capilla abierta y el ex convento de San Juan Bautista, Coixtlahuaca; templo y convento de Teposcolula, templo y convento de Yanhuitlán; el templo del Sagrado Corazón y el palacio municipal de Huajuapan de León; hay daños en Tepelmeme, Tezoatlán de Segura y Luna, Huauclilla, Silacayoápam, Tlaxiaco, Nochixtlán entre otros y casi todos referentes a sus templos.

El cataclismo juchiteco

La tercera región con más afectaciones es el Istmo de Tehuantepec; dividida en dos distritos, Juchitán y Tehuantepec, los 41 municipios muestran afectaciones. Aquí, de acuerdo con el recuento de NOTICIAS, fueron dañados 75 edificios entre los que se encuentran la emblemática parroquia de San Vicente Ferrer, el Palacio municipal y mercado de Juchitán la estación de ferrocarril de Matías Romero, el ya citado templo de nuestra Señora de la Asunción de María de Santa María Petapa.

La sierra sur reporta 52 edificaciones en problemas: 8 templos en San Carlos Yautepec, 2 en Sola de Vega, la misma cifra en Santa María Quiegolani, la parroquia de San Andrés en Miahuatlán y dos en Nejapa de Madero, entre otros.

La sierra Norte suma 45 afectaciones: el templo de San Mateo, del pueblo mágico de Capulálpam, los templos de Guelatao, Ixtlán, Lachatao, Santa Catarina Ixtepeji, Zoogocho, Tabaá Yaeé, el palacio municipal de la Villa de Talea de Castro, Mixistlán de Reforma y los templos de Yólox, Macuiltianguis, Totontepec Villa de Morelos y San Pedro Cajonos, entre otros.

El recuento señala 19 más en la Cañada, 9 en la Costa: Nopala, Cayuco y Huatulco y los tres de la Cuenca.

Oaxaca, escombros y sin dinero

El INAH ejerce al menos 1 mil 717 millones 337 mil pesos en trabajos de reconstrucción, rehabilitación, supervisión, operación o restauración de monumentos históricos, arqueológicos y/o artísticos dañados por los sismos de 2017 en por lo menos 5 entidades: Chiapas, Morelos, Estado de México, Ciudad de México y Tlaxcala.

A un año de distancia, yde acuerdo a respuestas a varias solicitudes de información planteadas través de la Plataforma Nacional de Transparencia, en esas listas no aparece alguno de los 577 inmuebles afectados en Oaxaca.

Después de la ciudad de México, el territorio oaxaqueño muestra la segunda cifra más abultada de daños a inmuebles históricos.

Sin embargo, hasta el 24 de septiembre de 2018,a la pregunta ¿cuánto ha sido el capital utilizado al restaurarlos (edificios afectados)?, el oficio 401.12c.5.2018/DTSL.785 de la delegación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de Oaxaca respondió que “aún se encuentra en etapa de gestión de los recursos para su restauración”.

Mientras Morelos, con 259 afectaciones por lo que es la cuarta entidad más afecta y epicentro del sismo del 19 de septiembre, estima en 1 mil 364 millones 137 mil pesos el Diagnóstico de obras y reconstrucción (monumentos arqueológicos, artísticos e Históricos, federal- definitivo), en Oaxaca “aún se encuentra en etapa de gestión de los recursos para la restauración.

El estado de México ha ya aplicado 75 millones 771 mil pesos provenientes del seguro contratado con Banorte y estima al menos 3 años para la restauración “pues depende de varios factores, entre ellos el tipo de daños”incluso da cuenta de que se han restaurado 39 inmuebles de daño menor, 6 de daño medio y 3 de daño grave.

En cambio, en Oaxaca sólo se tiene un listado con el edificio, tipo de inmueble y municipio en que está situado, sin especificar el grado de afectación que cada uno muestra.

En Chiapas, por ejemplo, se señala que ya se encuentra “en la etapa de obra de restauración con recursos de Banorte-York” y estima que la culminación de trabajos será “30 de junio de 2019”

Para la ciudad de México, bajo el reflector nacional, se han ejercido 61 millones de pesos. Reconstruido 8 monumentos históricos y “a los 913 inmuebles restantes se iniciarán los trabajosa vez que terminen los procesos administrativos para tal efecto”.

Dice a la letra “ se estima que los trabajos de restauración, supervisión y culminación será en el año 2021, aproximadamente”.

En Oaxaca, nada

Morelos, incluso tiene una “hoja de ruta” más concreta: “el tiempo de ejecución de las obras será de 1 millón 350 mil días a partir de la autorización de recursos, misma que beneficiará a 18 millones 908 mil 957 personas que fueron afectadas por el desastre natural (sic).

La delegación en el Estado de México es más concreta: “se estima que la culminación de los trabajos en la entidad será a finales de 2019.

¿Y Oaxaca?

“No hay fecha cierta para la culminación de los trabajos de restauración”, dice el INAH.

Quizá porque ni siquiera han iniciado, así de simple