Sábado de Gloria: playas a tope

“A pesar de los llamados a los turistas sobre el alto oleaje o la corriente que lleva el mar, hacen caso omiso y se meten a nadar, teniendo a veces resultados fatídicos”, asegura el representante de salvavidas en Zicatela, Benjamín Pérez.

De acuerdo con la Coordinación Estatal de Protección Civil de Oaxaca (CEPCO) en lo que va del operativo “Semana Santa Segura 2019” se han rescatado con vida a 18 personas en playas de Zicatela, Mazunte, San Agustinillo y Zipolite; en tanto, dos personas murieron durante este periodo vacacional.

En Zicatela, se han rescatado al menos 60 personas por ahogamiento, desde que comenzó la temporada de Semana Santa.

Este Sábado de Gloria, las playas de la Costa y el Istmo registraron una presencia de propios y visitantes importantes; “hubo cupo lleno”, asegura el socorrista.

Cuidado con el alto oleaje

Desde el jueves se alertó a la ciudadanía sobre el alto oleaje que presentaban parte de la playa principal de Zipolite y la Esquina, donde fueron colocadas banderas rojas para alertar a la ciudadanía.

El llamado a los bañistas fue a que tuvieran precaución; “se les indicaba sobre los lugares peligrosos donde no pueden caminar, por ejemplo en las rocas; y las corrientes donde sí pueden bañarse”.

En muchas ocasiones, a pesar de los llamados, las personas tienden a ignorarlo y se internan en el mar; es en este momento cuando los salvavidas se internan para rescatar a la persona que se está ahogando y en peligro.

Si el bañista presenta un estado crítico, los socorristas no proceden a sacarlo del mar, sino esperar el apoyo de una lancha y llevarlo a una zona de bahía donde es más seguro para la persona y para no arriesgar su vida.

 

Dos fallecidos

La dependencia de Protección Civil implementó un operativo de Semana Santa y registró a ocho personas que fueron rescatadas con vida en la Playa de Zicatela, 10 más en las aguas de las playas de Mazunte, San Agustinillo y Zipolite.

En tanto, un joven de nombre Uriel, de 24 años, fue rescatado con vida en la Playa Corralero en Pinotepa Nacional y falleció cuando era trasladado a un nosocomio para su atención médica.

En tanto, en la Mixteca, Axel L.P. de 14 años de edad, perdió la vida en el río Asunción Atoyaquillo, en la comunidad de Putla Villa de Guerrero.

El joven originario de la capital del estado se encontraba de vacaciones en la comunidad de Santos Reyes Aldama, en el municipio de Cabecera Nueva. Aunque los grupos de rescate y autoridades municipales de Putla implementaron de manera inmediata los protocolos de rescate, al momento de la localización del cuerpo, el joven ya no contaba con los signos vitales.

Personal de la dependencia también estuvo dando atención este sábado en playas, presas, ríos, así como en centros recreativos.

El origen

La tradición de mojarse en Sábado de Gloria tiene una parte religiosa, la cual tiene que ver con la purificación de las almas de las personas por medio del agua a través del bautismo, las cuales llegaron a ser masivos durante los primeros siglos de la cristiandad.

La religión católica era considerada aún peligrosa para los intereses del imperio romano; las personas acudían con los jerarcas de la iglesia para bautizar de manera colectiva durante los sábados, previo a la resurrección.

Debido a la cantidad de gente, los sacerdotes optaron por “mojar” a los feligreses en lugar de llevarlos ante la pila bautismal.

En épocas más recientes, los creyentes realizaban una confirmación de su bautismo mojándose todo el cuerpo a manera de arrepentimiento por sus pecados y la purificación de sus espíritus.

 

Esta costumbre perduró a través de los siglos y aunque ya no se usa en los bautismos comunitarios, sí se realizaba a manera de diversión.

Hasta hace unos años, el Sábado de Gloria se caracterizaba por tener en las calles, niños, jóvenes y adultos en batallas campales con mangueras, cubetas y globos de agua.

Debido a la problemática de la falta de agua y la concientización, esta práctica se ha eliminado. Actualmente tirar agua está penalizado en la Ciudad de México, donde se imponen sanciones a quienes sean sorprendidos desperdiciando el agua, las cuales pueden llegar a los 3 mil pesos o 36 horas de arresto.