Baratillo Zaachila, luchando por salvarse de las "vacas flacas"

Jesús SantiagoJesús Santiago

Poca gente se acerca al baratillo de Zaachila, que busca resurgir de la crisis que lo quebró

VILLA DE ZAACHILA, Oaxaca.-Aunque parece difícil, comerciantes y habitantes de Zaachila confían en que el Baratillo volverá a ser el mercado de ganado más importante de la región. La meta parece lejana, sin embargo, no cesan en el intento por recuperar ese espacio comercial del que dependen varias familias oaxaqueñas.

Lastima situación a visitantes

Después de muchos años, Diego volvió a su tierra para pasar la Semana Santa y acompañó a un familiar a Zaachila, al tradicional jueves de plaza; el Baratillo de ganado solía ser uno de los distractores más bonitos que recuerda. Él partió de su natal Zimatlán hace 30 años y nunca imaginó el retroceso que sufrió el lugar.

“No manches, me duele ver esto, es de los recuerdos más bonitos que me llevé a Estados Unidos y ahora, que después de de tanto tiempo regresé, era uno de los primeros lugares que quise visitar, mira qué pobre está, ¿pues qué pasó?”, expresó al ser abordado.

Diego prometió matar una vaca para su reencuentro familiar, lo que veían sus ojos a todas luces no le convencían, pero era mayor su decepción al ver la decadencia de aquel mercado donde se mucho más jóven se extasiaba al ver las rebosantes vacas, becerros, puercos, bueyes y caballos que cada jueves llegaban al lugar.

Hasta en los animalitos se refleja la desesperanza que por momentos invade a comerciantes del Baratillo de Zaachila

Labor titánica

“Dan ganas de llorar, en Oaxaca las cosas buenas se están acabando y puedo apostar que por intereses que nada tienen que ver con la necesidad del pueblo. De verdad me pegó feo ver en lo que quedó el Baratillo. Dicen que están tratando de recuperarlo pero si la gente no se suma y echa ganas, va a estar muy difícil”, puntualizó Diego.

Cierto, quien tuvo la oportunidad de conocer el otrora expendio de ganado más tradicional de los Valles Centrales, podría evitar la nostalgia y pena al observa la escena de este jueves, apenas unas cuantas personas, lo mismo que pocos expendedores de animales de labor, semovientes o vacunos.

“Algunos animalitos hasta enfermos se ven, pero hay que reconocer que, por lo menos, están haciendo el esfuerzo, hace tres meses no había nada, ahorita por lo menos ya se ve movimiento, lo de menos es irse a Cuilápam, ahí sí que está chingón, pero hay que apoyar a Zaachila porque el Baratillo original es de aquí y debe serlo otra vez”, comentó Basilio.

Al igual que otros, Basilio pasea con su familia, él bajó de San Miguel Peras y confía que, con el paso del tiempo, el mercado ganadero de esta comunidad recobre fama entre el sector.

“Pero eso depende también de que las autoridades y los vendedores se pongan de acuerdo, porque si no lo hacen nada podrán lograr. Aquí pasa como en todo lo que toca la política y la ambición, todos quieren sacar raja y jalar agua pa’ su molino, pero no se fijan que también a compradores y comerciantes de otro tipo nos quitan la oportunidad de beneficiarnos con el baratillo”, expuso.

El Baratillo de Zaachila llegó a ser el más importante de los Valles Centrales

Se dividen opiniones

Un grupo musical ameniza el lugar y junto con un animador pretenden atraer a todo el que pasa por el lugar, al fondo una serie de puestos de barbacoa y otros alimentos, también le apuestan a que poco a poco la gente llenará el lugar.

A pesar de ello, algunos de los ganaderos que participan se quejan de la falta de apoyo de las autoridades municipales, encabezadas por Cástulo Bretón Mendoza, y dudan que vuelva a levantarse.

“Por parte del municipio no se ve nada, cada uno de nosotros le vamos a buscar, porque no se ve para cuando esto pueda volver a levantarse, hace años si era otra cosa, pero luego de que nos corrieran y dejara de operar el Baratillo, levantarlo está muy difícil, según dicen hasta el presidente municipal ya se está arrepintiendo de intentarlo”, manifestó Azarías Aguilar.

En contraparte, Alfonso Bautista, ganadero de Tlacolula, asevera que aun cuando para él es la segunda semana en que participa, la jornada es favorable.

“Va bien, desafortunadamente los problemas que tuvieron y por los que lo cerraron aún influyen, todos tenemos necesidad y esa es la meta que se active la economía de quienes participan en este mercado. Yo vengo de Tlacolula y considero que es posible levantarlo, solo es cuestión de compromiso y ganas”, apuntó.

Aunque las autoridades tratan de cumplir el compromiso de su rescate, el principal obstáculo son las prácticas añejas que se ejercen por el control de espacios como este, aseveró la directora de Comercio y Mercado en la Vía Pública en esta Villa, María Griselda Rodríguez García.