Hoy es la tradicional Visita de las Siete Casas

La Visita de las Siete Casas es una tradición religiosa oaxaqueña todos los Jueves Santo de la Semana Santa, en la que se visitan igual número de templos, donde se encuentra expuesto el Santísimo Sacramento, para orar y acompañar a Cristo durante su crucifixión

Según la religión católica, el recorrido representa una especie de peregrinación y sacrificio, para recordar cuando Jesús fue llevado de un lado a otro, en el momento de ser enjuiciado.

Por eso, la visita de las Siete Casas tiene un desarrollo semejante al Vía Crucis, con las siete estaciones, donde se lee el Evangelio y se reza y medita sobre la Pasión del Cristo.

En la ciudad de Oaxaca de Juárez, los católicos hacen la visita de las Siete Casas, después de la celebración de la Última Cena de Cristo y la institución de la Eucaristía.

Sin embargo, esta religiosidad popular se ha vuelto prácticamente solo un recorrido turístico de muchos de los católicos, porque desconocen su significado.

Las Siete Casas

+En la primera se recuerda el trayecto de Jesús desde el Cenáculo, donde celebra la Última Cena con sus discípulos, hasta el huerto de Getsemaní, donde ora y suda sangre.

+Durante la segunda, se medita sobre el paso desde el huerto de Getsemaní hasta la casa de Anás, donde Jesús fue interrogado y recibió una bofetada.

+Para la tercera, la oración se centra en el recorrido de Jesús hasta la casa de Caifás, lugar donde recibió escupitajos, insultos y sufrió dolores durante toda la noche.

+En la cuarta, el centro de la reflexión es la primera comparecencia de Jesús ante el emperador romano Pilatos, donde fue acusado por los judíos con falsos testimonios.

+La quinta es para acompañar al Señor en su comparecencia ante el rey Herodes, quien junto con sus guardias también le levantaron injurias

+En la sexta, se medita sobre la segunda comparecencia ante Pilatos, donde Jesús fue coronado con espinas y condenado a muerte.

+Y en la séptima y última visita, se recuerda el recorrido de Cristo, desde la casa de Poncio Pilato, hasta el Monte Calvario, llevando la cruz a cuestas, su muerte y su paso al sepulcro, donde resucita al tercer día.