Transparencia, ofrece ombudsman

La Defensoría de los Derechos Humanos se abrirá a la transparencia y rendición de cuentas. “Vamos a rendir cuentas a la sociedad porque no podemos exigir a las autoridades algo que nosotros mismos no estamos haciendo”, asevera el recién designado por el Congreso titular de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), José Bernardo Rodríguez Alamilla.

Añade además que la autonomía no se da por decreto. “Se da en el trabajo diario, en las actuaciones diarias, en los pronunciamientos diarios, ahí se refleja la independencia”.

El joven abogado, cuyo trabajo ha estado ligado a organizaciones de derechos humanos, sostiene que es necesario que la defensoría mantenga un diálogo permanente con la ciudadanía, con los medios de comunicación y a partir de ahí se analice, visualice e incluso se critique esta autonomía. “Me parece que tenemos que ser profundamente independientes para poder ser imparciales y objetivos en lo que los ciudadanos nos han pedido que hagamos en este periodo”.

A pocos días de tomar posesión como nuevo defensor de los derechos humanos de los oaxaqueños, manifiesta con firmeza. “Nosotros vamos a actuar hasta donde se tenga que hacer ante las autoridades que violenten los derechos humanos de las personas”.

“Vamos a ser el aliado fundamental de las personas, tenemos que ver qué en específico está fallando en las autoridades, en la causa que está provocando que las mismas de manera reiterada estén violentando derechos; entonces vamos a hacer un análisis profundo de esto y vamos a tratar de señalar para corregir estas conductas, de manera propositiva”.

-¿Hay que corregir muchas cosas?

-Yo diría que fortalecer, tenemos que analizar qué ha funcionado y qué no, porque siempre hay nuevos derechos humanos que defender y en esa lógica debemos de tener una apertura constante, una análisis profundo de esto y fortalecer las dinámicas al interior de la misma.

Acercamiento

Rodríguez Alamilla asevera que un propósito fundamental es acercar la defensoría a la gente, a las personas. “Vamos a ir a las comunidades, a la diferentes regiones del estado, porque ahí en donde tenemos que dar voz a los que tradicionalmente no han tenido voz; el papel del defensor va a ser de completa cercanía con la gente, porque es ahí donde percibimos que podemos generar un aliado fundamental que multiplique la voz de la propia institución.

-¿Cuentan con los suficientes recursos económicos, personales y materiales para cumplir con su responsabilidad?

-En término de recursos y presupuesto nunca es suficiente, pero esto no será impedimento para que no podamos realizar nuestro trabajo, hay muchas cosas que no pasan necesariamente por un tema de presupuesto, sino por un tema de voluntades y ahí la voluntad del defensor y de la institución va a ser completa para proteger a los ciudadanos que sufran violaciones a los derechos humanos.