Boda sangrienta

La boda terminó en tragedia

Una boda terminó en un zafarrancho, en el cual un sujeto fue baleado y rematado al pasarle encima las llantas de una camioneta.

Además, fueron destruidos vehículos y resultaron heridas diversas personas.

Este casamiento que terminó en tragedia, se celebró en la colonia 20 de Noviembre, perteneciente a Santa María Huatulco, Pochutla. 

El festejo nupcial se celebraba en la casa del suegro de Darwin R., hijo de Abraham R., líder del Comité por la Defensa de los Derechos Indígenas (Codedi).

Una cerveza le costó la vida

Según testigos, eran aproximadamente las 01:00 horas cuando el ahora finado de nombre Juan Carlos N, se dirigió a la barra para solicitar una cerveza. Pero se la negaron y al calor de las copas, comenzó a discutir con las personas y de ahí se pasó a los golpes.

Fueron los guardaespaldas de Abraham R, que estaban en la fiesta, quienes golpearon a dicho sujeto.

Luego lo siguieron cuando pretendía abordar su vehículo para escapar de la agresión.

Cuando lo alcanzaron, le dispararon y cayó mortalmente lesionado.

Todavía le pasaron las llantas de una camioneta encima para rematarlo.

Se generaliza el zafarrancho

En el zafarrancho que se generó también hubo muchos disparos y varias personas resultaron lesionados por arma blanca.

Además fueron destruidos diversos vehículos de los vecinos y de los invitados a la boda.

Los disparos se prolongaron por espacio de varios minutos, por lo que los elementos policiacos y paramédicos no pudieron ingresar de inmediato.

Posteriormente, al lugar arribaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), quienes iniciaron las primeras diligencias para encontrar a los homicidas, así como realizaron el levantamiento del cadáver y su traslado al panteón municipal para la necropsia de ley.

De los hechos, se inició la averiguación previa correspondiente por el delito de homicidio en contra de quién o quiénes resulten responsables.

A través de un comunicado, el Comité por la Defensa de los Derechos Indígenas (Codedi) se deslindó del asesinato.

La organización refirió que el pasado sábado se realizó una fiesta por la boda de uno de sus integrantes. El convivio se llevó a cabo en la colonia 20 de Noviembre, en un espacio privado.

A la medianoche, casi al finalizar la convivencia, llegaron al lugar un grupo de unos quince jóvenes que en la colonia se sabe que consumen drogas, quienes pidieron a los familiares de los novios les dieran cervezas.

Al serle negadas, los jóvenes se molestaron, tiraron mesas y comenzaron a agredir a los familiares, primero con golpes y luego con piedras. Las rocas lesionaron a varios de los asistentes.

También estos jóvenes destrozaron dos camionetas.

Cuando los agresores se marcharon, una media hora después se habló de una persona que se encontraba sin vida a dos cuadras del lugar de la fiesta.

Codedi se deslindó de este suceso, pues en cuanto los agresores se marcharon, los participantes en la boda optaron por resguardarse para evitar más enfrentamientos.

Indicó que horas después, los mismos jóvenes rompieron los cristales y poncharon las llantas de otra camioneta más.