Cumplen tehuanos rito del Domingo de Ramos

¡Hosana en el cielo!

Apenas dos vendedores llegaron hasta el recinto religioso

TEHUANTEPEC, Oaxaca.- Miles de católicos conmemoraron el Domingo de Ramos, celebración especial que anuncia el inicio de la Semana Mayor, la cual culmina con la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

Esta celebración refiere al pasaje bíblico que recuerda la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén. Las familias acuden a temprana hora a las iglesias con sus palmas para recibir la tradicional bendición.

Las palmas

La parroquia del Sagrario, anexo a la iglesia de Santo Domingo de Guzmán, fue la más concurrida. La conmemoración empezó desde temprano, sin embargo, la hora más repleta de peregrinos fue al mediodía.

Los alrededores del patio central de la iglesia fueron ocupados por vendedores de palma, antojitos de la región, aguas frescas y un sinfín de productos que los visitantes adquirieron para darle sabor a esta añeja costumbre.

Los precios de las palmas variaban según el tamaño de los artículos e iban entre los 10 y 25 pesos, las de menor precio fueron las más demandadas.

Para los vendedores, la costumbre católica ha ido cambiando, los fieles ya no invierten en su formación espiritual, y esto se debe a que prefieren comprar otras cosas.

Bajas ventas

En comparación a otros años, la venta de palmas no fue la misma, apenas dos personas llegaron a ofrecer este producto artesanal. Pocos católicos adquieren el articulo para que el sacerdote los bendijera al término de la celebración litúrgica.

Con palmas en lo alto y cánticos al Rey de Reyes, la feligresía realizó la tradicional procesión de las palmas para recordar el pasaje bíblico de la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, donde es aclamado por el pueblo. Y poco después de las 12:00 del día, los fieles realizaron una representación del pasaje bíblico.

Reflexión

En la eucaristía, el sacerdote católico Angel Solís, motivó a la población a la reflexión sobre esta época y la manera en que se puede convivir con la sociedad.

El Domingo de Ramos no sólo es para traer una palma y levantarla, sino también para revisar si proclamamos a Cristo con el corazón y anunciamos nuestra fe, o seguimos a Jesucristo solo por conveniencia, en la que un día decimos sí, y después lo ignoramos, expresó el clérigo en su mensaje.

El calendario litúrgico marca que después del domingo vienen los días santos, los mayores son el jueves y viernes, para luego pasar al sábado de Gloria y Domingo de Resurrección. En el Jueves Santo, se realiza la última cena. El viernes, los católicos realizan el viacrucis, el tormento de Cristo para ser crucificado en la cruz. El Viernes Santo es el único día del año que no hay celebración de misa en ninguna iglesia católica.

El Domingo de Ramos es una celebración añeja que data del siglo IV en Jerusalén, en la que los fieles católicos acostumbran colocar las palmas bendecidas por el sacerdote, en altares o cuadros religiosos que hay en los hogares como recuerdo de la victoria pascual de Jesús.

Con el Domingo de Ramos, según la tradición cristiana, marca el fin de la cuaresma (ocho días antes de la Pascua) e inicia la Semana Santa.