Pide la Iglesia Católica no cometer injusticias

“No nos hagamos los ignorantes”
Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

El arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos convocó ayer al pueblo católico a defender la verdad y dar la voz a quienes no la tienen, para evitar que sea condenado un inocente, como sucedió con Jesucristo.

“No nos hagamos los ignorantes”, demandó durante la homilía de la misa dominical oficiada en la Catedral de la Asunción, después de bendecir las palmas y encabezar la procesión, desde el templo de San Felipe Neri.

Ante cientos de fieles, el pastor religioso sostuvo que en las comunidades y en las ciudades aún se sigue encarcelando al inocente y dejando fuera al culpable, tal como lo hizo Poncio Pilato al dar la libertad a un revoltoso como Barrabás y condenar a Jesús.

“Hoy seguimos mirando que se sigue condenando al inocente y liberando al culpable”, señaló.

Aunque –anotó–, en “en nuestras comunidades y ciudades, muchas personas llegan a gritar sin saber por qué y piden  ‘crucifícalo, crucifícalo’, como lo hicieron con el Señor, para contagiar a otros, aunque finalmente dejan solo a los gritones, y así aparecen los chivos expiatorios, porque dejan fuera a los criminales y adentro a los inocentes”.

De esta manera, reclamó a defender la verdad y dar la voz a quienes no la tienen, pero no para agitar sino realmente para defender sus derechos.

“Hay que defender a quien no puede ni sabe defenderse, para que no lo culpen de lo que nunca hizo, con tal de proteger a fulano de tal”, asentó.

Por eso, subrayó que nadie puede quedarse mirando de lejos o guardando silencio ante un hecho, porque la verdad siempre necesita ser defendida.

“No hay que quedarse callado o escondido, sino abrir la boca y comprometerse”, insistió.

Ante esto, resaltó que los católicos necesitan ser más comprometidos como hijos de Dios, como ciudadanos, como miembros de una familia y una comunidad, para pensar siempre en el bien de los demás.

“Evitémonos hacer el mal y dediquémonos a hacer el bien, porque el bien es el paraíso y el mal la eterna condenación”, finalizó.

Inicia la Semana Santa

Con la celebración del Domingo de Ramos, que recuerda la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, en medio de una multitud que lo aclamó como el Mesías, da inicio la Semana Santa, uno de los tiempos litúrgicos más importantes de la Iglesia Católica.