Reviven Pasión de Cristo en Tlalixtac

Eric tiene que estar preparado física y mentalmente para esta representación

Los látigos azotan aquel cuerpo sin parar; las marcas de cada hebra de cuero son grabados en la espalda de aquel joven; “Jesús” no hace otra cosa que sujetar sus manos con tanta fuerza, señal de resistencia.

Para aquellos espectadores, la representación donde Jesús es azotado por los soldados romanos para enseguida colocarle una corona de espinas y una caña en su mano derecha, e hincando la rodilla delante de él diciendo: ¡Salve, rey de los judíos!, enchina la piel.

Esto, es parte de los ensayos previo al Viernes Santo; los jóvenes del grupo “Pasión de Cristo” de Tlalixtac de Cabrera, aseguran estar listos para llevar a cabo el viacrucis que recorrerá las calles de esta comunidad, cumpliendo así 44 años de esta devoción.

La fe y el amor a Dios empuja a los jóvenes a vivir esta pasión

La preparación

El coordinador del grupo de jóvenes, Jesús Vidal García García, asegura que en el mes de octubre se eligieron a quienes representarán a Jesús, María, ladrones y demás actores principales, quienes se tienen que preparar mental y físicamente.

En Tlalixtac de Cabrera se realizó la primera representación del viacrucis en 1975 y desde esa fecha, año con año, se ha venido realizando.

Este grupo se conforma en su mayoría por jóvenes católicos, quienes participan en misas, rosarios, juntas, retiros espirituales, ya que ser parte de esta representación conlleva una capacitación espiritual.

Este año, Jesús estará representado por Eric García Contreras, de 23 años de edad, quien se ha estado preparando físicamente; todos los días corre y camina descalzo; además, carga una cruz que pesa 165 kilos.

La joven que interpretará a María, la madre de Jesús, camina descalza para habituarse a las calles y temperatura que los espera el día de la representación.

El recorrido será modificado debido al aumento de visitantes; la crucifixión se realizaba en la explanada municipal, pero para este Viernes Santo, se realizará en un campo abierto para que más personas puedan presenciar este momento.

Jesús de Nazaret

Cada año, varios jóvenes se interesan por representar a Jesús de Nazaret; Jesús Vidal García asegura que para ser candidato, es necesario que el joven sea casado o soltero sin compromiso; no puede vivir en unión libre, ni tener pareja durante el proceso.

Además, si el joven padece alguna enfermedad, no se le puede dar el papel, pues no se puede arriesgar su salud. "Lo hacemos por el respeto que se merece Jesús y el papel es delicado”.

Hay ocasiones que hasta más de 15 personas quieren representar a Jesús, pero eso dependerá del interés del joven, la devoción, las ganas y el amor por realizar el papel; además de cumplir con los requisitos.

A pesar de la juventud de Jesús Vidal García al frente de la coordinación, asegura que hay respaldo de las personas que llevan muchos años en esto, quienes los orientan en las diferentes actividades.

“Yo no lo veo como responsabilidad, sino cómo hacer algo que me gusta hacer y que amo; he tenido la oportunidad de representar a Jesús y se le va agarrando cariño al grupo; no es una responsabilidad ni obligación, sino que vas con ganas y con mucho amor a Dios por todo lo que te ha dado”.

Buscan jóvenes

Jesús Vidal asegura que se da cabida a todos los jóvenes interesados en participar de esta Pasión de Cristo; incluso, han acudido a las comunidades en su búsqueda.

“Hoy en dia hay muchas cosas en que se distraen los jóvenes y hemos visto que hay muchos vicios; pero a pesar de esto continuamos teniendo el mismo número de chicos; el grupo está abierto no solo para jóvenes de la comunidad, sino también para los de otras comunidades vecinas”.

Además, hay niños que también son partícipes de este encuentro religioso; eso es sinónimo de que las nuevas generaciones se están interesando en Jesús y pueden en algún momento representarlo o ser partícipes de esta organización.

“Estamos alegres de que participan niños porque son el futuro; si inculcamos esto en ellos, quizá en algunos años sean los coordinadores y representen a Jesús o María”.

La Pasión de Cristo implica también un gasto económico, sobre todo para la adquisición de las prendas de vestir, un médico para la representación, aguas para hidratarse, equipos de sonido y escenarios.

Por ello, acuden a las viviendas en busca de apoyo de la ciudadanía y de las autoridades para que se logre el objetivo.

Promesas

Los azotes, golpes y demás vivencias de Jesús de Nazaret en Tlalixtac de Cabrera, se llevan a cabo lo más real que se pueda, y lo que mantiene a los jóvenes de pie es la fe y el amor hacia Dios, la promesa o el motivo que los lleva a realizar un papel importante dentro del viacrucis.

“Cada quien sabe la promesa que hace y que la tiene que cumplir”.