Violar la ley, costumbre legislativa en Oaxaca

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

Laura Estrada Mauro y César Morales Niños, contubernio legislativo para ignorar la ley: han antepuesto sus intereses particulares a los colectivos.

Como ya se ha hecho común en el Congreso estatal, los integrantes de la 64 legislatura no respetaron la ley al designar a la Comisión Permanente. La convocatoria a sesión extraordinaria no contemplada ese asunto, sin embargo por decisión de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) que preside Laura Estrada Mauro y de la presidencia de la mesa directiva, que encabeza César Morales Niño, el tema se incorporó y se votó.

El diputado Morales Niño justificó que debía elegirse a los integrantes de la Comisión Permanente porque estaban en la víspera de clausurar el primer periodo ordinario de sesiones, aunque la ley es muy clara al precisar que en las sesiones extraordinarias únicamente se tratarán los asuntos agendados en la convocatoria.

La diputada panista María de Jesús Mendoza Sánchez exhibió incluso las dos convocatorias, pero de nada sirvió su observación de la ilegalidad porque también, como en otras muchas ocasiones, fue ignorada por el presidente de la mesa directiva.

Más tarde, la misma integración de las planillas generó discusión en la asamblea porque, de acuerdo a Morales Niño, “la propuesta de Diputación Permanente es facultad de la Junta de Coordinación Política (Jucopo)”.

Motivo por el cual la diputada Hilda Pérez Luis cuestionó: “¿entonces el pleno que papel juega presidente?”

--Cada uno de los diputados tiene su representación en su coordinadores.

--El tema es la democracia señor presidente…

--Con todo respeto, los asuntos internos de cada fracción es responsabilidad de ustedes.

Sin falsa ironía el diputado priista Gustavo Díaz Sánchez gritó en el salón del pleno: “el PRI te aplaude presidente, ¡bravo!”

Después, la elección de los legisladores integrantes de la Comisión Permanente: Gloria Sánchez López, presidenta; Saúl Cruz Jiménez (vicepresidente), Magaly López Domínguez (secretaria), Isabel Rendón Tirado (secretaria) y Victoria Cruz Villar (secretaría), generó inconformidades porque extrañamente tres integrantes de la Comisión Permanente de Derechos Humanos fueron integrados. ¿Un pago de favores?

--¡Presidente, el Pri-mor te aplaude, ¡bravo!”, externó el diputado Othón Cuevas Córdova cuando Morales Niño anunciaba la conformación del órgano colegiado.

--¡Bravo, bravo, bravo! ¡Bravo Morena!- Repitieron los integrantes del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) opuesto a Laura Estrada Mauro, quien había negociado con las otras fracciones parlamentarias la integración de la Comisión Permanente.

--“¡Pri-mores, Pri-mores! ¡Qué lindos se ven!- Reprochó por su parte HIida Pérez Luis, mientras sus compañeros tributaban una silbatina a quienes votaron a favor de la propuesta de la Jucopo.

De esta manera concluyó el primer periodo legislativo de la 64 legislatura, muy similar a como empezó: con cuestionamientos a la legalidad de sus actuaciones, desconocimiento, improvisación y acusaciones mutuas de defensa de intereses políticos y económicos.