Estrenan "Tío Yim" en el Alcalá

Carina Pérez GarcíaCarina Pérez García

La familia de Jaime Martínez Luna, en la sesión de preguntas y respuestas, tras el estreno de "Tío Yim" en el Alcalá.

Tío Yim es una película colectiva en la que a su ideóloga, Luna Marán, poco le importó el título de directora. En entrevista previa, aclaró que fue hecha entre muchos cómplices, los primeros: su familia. Llevaba la idea de hacer una película de su padre desde hacía décadas y la noche del jueves la estrenó en Oaxaca, con la apertura de la Gira de Documentales Ambulante.

Luego de 81 minutos de risas que denotaron complicidad con el personaje central: Jaime Martínez Luna, conocido en Guelatao como Tío Yim, y con otro de los personajes centrales: María Magdalena Andrade, el público aplaudió el documental y lo agradeció. Tras la exhibición -que logró una gran convocatoria y llenó el Teatro Macedonio Alcalá-, se dio paso a la sesión de preguntas y respuestas.

Uno a uno: Julia Martínez Hinojosa, Andrés Mar Andrade, Luna Marán y Jaime Martínez Luna subieron al escenario del teatro para responder y escuchar las inquietudes de los asistentes. Agradecieron a Ambulante llevar este documental a varios estados del país y finalmente por estrenarlo en este espacio.

Jaime Martínez Luna, el cantautor, líder y pensador zapoteco de la Sierra Juárez, escuchó los aplausos y tomó el micrófono: "Aquí estamos después de años de alcoholismo y de haber perdido la voz. Yo le agradezco a Lunita por el coraje y la tenacidad de hacer esta película, su aportación y la de Julia ha sido fundamental. Andrés sigue siendo la irreverencia hasta la fecha. Y aquí estamos, enfrentando la vida".

En un mensaje en el que recordó que todos tienen la obligación de enfrentar la vida con lo que tengan a su alcance, el líder de la Trova Serrana, agrupación referencial en la década de los años 80 en la Sierra Juárez, aclaró que en este filme no se podrían poner todas las anécdotas, porque entonces se hubiera convertido en un chismerío.

Julia Martínez Hinojosa, la hija mayor de Jaime Martínez, consideró que esta película ha sido un ejercicio familiar comunitario: "Luna desde un principio nos convocó a este proyecto de manera distinta, porque somos muy diferentes entre nosotros; en una suerte como de maga fue dándose cuenta de qué manera cada uno de nosotros podríamos ir dando la perspectiva que ella necesitaba para contar nuestra historia".

El proceso de siete años dio a luz esta película que para los protagonistas es tan elocuente y en la que Luna Marán sacó lo mejor de sus personajes: "sacó lo mejor de nosotros para poder aportar nuestros recuerdos, nuestra resistencia, nuestros dolores y sin duda esto es un trabajo comunitario, perfectamente lidereado. Comunalidad es esto que acabo de vivir con mi familia, en la realización de esta película y lo que hoy de alguna manera culmina con la exhibición".

María Magdalena Andrade, compañera sentimental de Jaime Martínez y madre de Luna y Andrés, confesó que no había sentido tantos nervios como en ese momento arriba del escenario. "Vengo de estar unos meses en Venezuela y confirmé que algo que es básico en la comunalidad es el respeto al otro, y eso es algo que mi hija Luna consigue en la película, el respeto por cada uno de nosotros, por nuestras visiones. No nos dio línea. El respeto es algo que atraviesa a la comunalidad".

Luna Marán se consideró afortunada de poder estudiar cine. En su carrera descubrió que no le gusta la idea del autor como único responsable de la creación, porque para ella el cine es una creación colectiva.

La cineasta se considera una facilitadora del proceso cinematográfico en la realización de Tío Yim, trabajo al que dedicó sus cinco sentidos para entender lo que ellos le decían. El reto más grande para ella fue el atreverse a escuchar las respuestas que su familia le estaba dando en desarrollo de este filme, en el que aborda el tema de la paternidad, las ausencias, el rescate, el amor, la bondad y todas esas formas de decir: te quiero.