El dolor de una madre reúne a feligreses y turistas

RUMBO A SEMANA SANTA 2019
CortesíaCortesía

Así luce el altar de la iglesia de Santa Cruz Xoxocotlán

SANTA CRUZ XOXOCOTLÁN, Oaxaca.- El dolor de una madre ante la irreparable pérdida de su único hijo, congregó este viernes a la población y turismo en este lugar.

La historia bíblica marca que es justamente este día en que la comunidad católica se prepara para conmemorar la Semana Santa, y hoy, el acompañamiento a la madre de Jesucristo en sus siete momentos de dolor, es obligación de fe en esta comunidad.

Mantener la esperanza

A paso lento, Carmen avanza hacia La Ermita, la única que queda de pie en la población, la que identifica al barrio o sector que lleva su nombre, para cumplir con María, la madre de Dios.

“ A lo largo de mi vida he sufrido igual que ella, soy madre, he perdido a un hijo y doy constancia de que en esos momentos, si no hay nadie alrededor nuestro, el dolor nos perdería; por eso estoy aquí, acompañándola como cada año”, comenta.

Al medio día del Viernes de Dolores, en el Barrio La Ermita, el sacerdote bendice las aguas frescas que ofrecen al visitante.  FOTO: Jesús Santiago

Como ella, decenas de personas salen de distintos puntos, jarras y vasos en manos, para además recibir las aguas de sabor que se regalan al mediodía, como parte de la tradición.

Previo, los vecinos se han organizado para atender a las visitas y trabajan desde temprana hora en la colocación del representativo altar de María, Virgen Dolorosa.

“La costumbre va mucho más allá de lo que marca la historia, es un acto de solidaridad y amor, una muestra de trabajo en comunidad movido por la fe”, asevera Catalina Benítez Colón, coordinadora religiosa del lugar.

Benítez Colón asevera que este tipo de actos les ayuda a fomentar la unión vecinal y los valores entre las nuevas generaciones.

El Viernes de Dolores en Xoxo es oportunidad para fomentar la unión vecinal y los valores entre las nuevas generaciones.  FOTO: Jesús Santiago

“Desde 1993 se formalizó la práctica de esta conmemoración en el municipio; los cuatro barrios -La Dolorosa, Calicanto, El Rosario y La Ermita-, cada Sexto Viernes de Cuaresma, rinden culto a la Virgen de Dolores con la aportación de los vecinos; es un acto de generosidad incalculable, una acción que nos permite mantener la fe, sobre todo en estos tiempos”, dijo.

A pesar de la crisis, no decaen

El fervor de los feligreses en torno a la fecha es evidente; arreglos florales, macetas, sillas, mesas, agua y dinero, son algunas de las aportaciones que se hacen para esta celebración, que además es de mucho atractivo para la gente de otros lugares.

“Aquí, en vísperas de la Semana Santa, el inicio de la Cuaresma es un llamado a la participación; cada viernes del periodo, el viacrucis recorre el pueblo y hoy, es para nosotros uno de los días más especiales, donde evocamos los siete momentos de dolor de la Virgen María ante la pérdida de su hijo; lo hacemos en cada barrio, pero en los primeros tiempos era en las casas particulares”, indicó Pedro Ignacio Contreras, coordinador religioso del Barrio de La Dolorosa.

Durante toda la tarde y noche, en Xoxo se recibe la visita de todo aquel que quiera admirar los altares de Dolores.  FOTO: Cortesía

A pesar de la crisis económica que afecta a la población, las limosnas y cooperaciones no se dejan esperar, aunque ahora ya no es tan posible ofrecer alimentos a quienes ayudan y a los visitantes.

“La unión es el símbolo; lamentablemente, los tiempos ya no ayudan mucho, pero al menos un café, agua, medias tortas o algo se ofrece especialmente a quienes acuden a ayudar y en algunos casos, se hace el esfuerzo para atender a los visitantes. En las casas también sucede lo mismo, hay quienes ponen su altar y lo exhiben”, comentó Pedro.

Pasión y fe

Desde hace 26 años, los pobladores de este lugar se han esforzado por mostrar, especialmente a los visitantes, no solo lo que marca el pasaje bíblico en torno a la Virgen de Dolores, sino en fortalecer la tradición y exhibirla al mundo, consciente de que ello los proyecta de forma importante.

Graciela, vecina del Barrio El Rosario, afirma que la Semana Santa es una oportunidad para que Xoxocotlán muestre el rostro amable de su gente.

Cada habitante de los barrios, acude este día para apoyar en los preparativos de la conmemoración.  FOTO: Jesús Santiago

“Cada año se pone mejor, vienen más turistas y eso me gusta, porque además, creo que ya entendimos aquí, que con eso podemos estimular nuestra economía; lo cierto es que Xoxo ha cobrado mucha importancia en fechas tan simbólicas como esta y eso, sin duda, es en beneficio de quienes aquí vivimos”, puntualizó.

El Viernes de Dolores es el preámbulo a la Semana Santa 2019, el fin de la Cuaresma y la oportunidad para Oaxaca, de presumir al mundo sus hermosas tradiciones.

Para saber

El viernes previo al Domingo de Ramos se celebra la tradición de los Dolores de María; en algunas religiones es considerado como el inicio de la Semana Santa, por el comienzo de las procesiones.