Centro Histórico de Oaxaca: sucio y desordenado

Erick DíazErick Díaz

Las pintas y daños a edificios coloniales afean el corazón de la ciudad

“Te lo dije; si no encuentras una manifestación, no visitaste Oaxaca”, expresa Joaquín Garduño, quien disfruta su café de mediodía en uno de los portales del centro capitalino; como respuesta, su pareja, Casandra, solo mueve la cabeza y atina a decir “qué pena”.

Ambos arribaron el pasado lunes; es la primera vez que vienen a la entidad; él, desde la Ciudad de México (CDMX), ella desde Barcelona, España; pretenden pasar el resto de la semana en la ciudad y visitar las playas en Semana Santa.

“Hemos venido con otros amigos y bien nos dijeron que aquí no faltan estas cosas, que seguro nos tocaba una; a mí me parece que tenéis una ciudad hermosa, donde quiera vemos inconformidades, pero es malo cuando son tan seguido y desde que llegamos hay una al dia por lo menos”, expresó Casandra.

Basura, pintas y folclor

La bienvenida que ofrece el centro de la ciudad, no es precisamente la que una entidad decidida a fomentar la actividad turística quisiera; y de ello, la población, especialmente los que circulan a diario por el corazón de la capital, opinan a Noticias.

Verónica Montealegre trabaja en un restaurante del centro; asevera que las ventas han bajado sustancialmente a pesar de los números alegres que ofrezcan las autoridades y considera que la ciudad está abandonada.

“Íbamos muy bien, pero de unos meses para acá la situación ha cambiado; el centro está saturado de puestos, a cada rato hay bloqueos; en el andador hay basura, limosneros, vendedores y el zócalo perdió su esplendor”, comentó.

Verónica lamentó el vacío de autoridad que se refleja, e incluso la descoordinación que hay entre gobiernos.

El turismo es recibido en esta semana por montones de basura en el zócalo de la ciudad

“Ni pensar en que estamos dando la mejor cara; la gente que viene de fuera a visitarnos, no se imagina lo que realmente va a encontrar; estamos matando a la gallina de los huevos de oro; en esto le debemos entrar todos y muchas veces somos los propios ciudadanos quienes atentamos contra Oaxaca”, indicó.

La muestra de indiferencia institucional la da el Jardín Labastida; el hedor a orines y basura es ofensivo; el espacio, hace meses se convirtió en dormitorio y baño de menesterosos y el cuadro se ha vuelto cotidiano.

“Es espantoso; para mí, esto ya se convirtió en un martirio; yo vengo a diario aquí por cuestiones de escuela y el daño que se le ha hecho a este espacio es terrible; creo que el gobierno puede justificar de mil maneras el no hacer nada con los indigentes, pero lo que no puede obviar es la protección y limpieza de los jardines públicos; el desaseo y abandono ya parecen parte del folclor”, opinó Angelina Merino.

Increíble que en Oaxaca no se avance

Para Moisés Michelón, el fracaso de la política pública en materia turística se denota justo en el centro de la capital, donde hay ejemplo de desorden, suciedad, abuso y control de grupos ajenos a los intereses del estado.

“Es pésima la imagen en todos los aspectos y triste que por intereses de grupo permitan que gente de Chiapas y Guatemala tengan sus puestos ambulantes y que nuestra gente sea desplazada; de lamentarse también las empresas patito que acosan al turismo en las calles para venderles tours que ponen en riesgo a quien los compra y terminan costando el doble; eso, sin contar las pintas en paredes de edificios históricos”, manifestó Moisés.

En ese sentido, Jorge Silva y su esposa, visitantes de la CDMX, reconocieron que si bien es cierto que Oaxaca es una ciudad tranquila, su gente es afable y tiene mucha historia; también lo es que lo que inhibe al turismo son sus manifestaciones.

“Tienen una ciudad hermosa y todavía muy segura, pero no entiendo cómo, siendo la capital del estado, permiten que haya tantas marchas y plantones; tienen récord a nivel nacional y eso no es bueno. Me parece inconcebible que habiendo forma de resolver las inquietudes de la población a través de políticas públicas asertivas, permitan que se ahuyente al turismo de esta ciudad mágica”, especificó.

No obstante, hizo votos porque Oaxaca recobre su presencia ante el turismo nacional e internacional, pero sobre todo porque sociedad y gobierno de esta entidad hagan lo necesario para impulsar su crecimiento, aprovechando su riqueza.