Son hoyos negros, los fideicomisos en estados

ArchivoArchivo

El uso de fideicomisos para manejar deuda pública es ilegal, advirtió la investigadora de la organización civil “Fundar”, Sarahí Salvatierra.

Recordó que hay una sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) al respecto.

"En donde señala que ese tipo de esquemas en donde se transfiere deuda pública a través de fideicomisos son inconstitucionales porque violentan el artículo 134 Constitucional, que implica la administración de los recursos de manera eficaz, transparente, eficiente", dijo, la especialista en entrevista.

"Al ingresarse a través de un fideicomiso ya no hay un seguimiento a ese presupuesto, porque lo que hace ese fideicomiso es integrar todo ese recurso en su patrimonio y ahí desaparece", agregó.

Salvatierra comentó que los gobiernos estatales crean estas figuras con la banca privada, para ampararse en el secreto bancario e evadir la fiscalización en la operación de estos.

Afirmó que en Oaxaca tiene identificado la apertura de tres fideicomisos, sin embargo, advirtió que deben haber más.

"Se está impidiendo que las autoridades de fiscalización verifiquen cómo se está llevando a cabo el desglose o el ejercicio de esos recursos. Siguen siendo muy opacos", manifestó.

El 5 de noviembre de 2018, Finanzas creó el fideicomiso CIB/3135 con la institución privada CI BANCO S. A. I. B. M., que figura como fuduciario del Gobierno de Oaxaca; a través del cual se reestructuró la deuda pública de largo plazo.

A través de este fideicomiso, se pagan los cuatro segundos bancarios contratados en diciembre de 2018, para garantizar que se incrementen los intereses en este nuevo esquema de financiamiento.

Son "hoyos negros"

Salvatierra comentó que los fideicomisos se manejan con base en Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito que permiten el secreto fiduciario.

Detalló que esta normatividad está en el mismo nivel jerárquico que la Ley General de Transparencia; lo que permite a los operadores de los fideicomisos a evadir las obligaciones de hacer pública el manejo del dinero.

"Quienes ejercen estos recursos y estos instrumentos tienen la posibilidad de colocarse de un lado o de otro de este ámbito normativo, donde choca la público y lo privado, eso genera discrecionalidad", expresó.

"Frente a estas disposiciones normativas que permiten la secrecia, pues permiten que realmente sean hoyos negros", añadió.

La especialista en operación de fideicomisos comentó que los propios operadores son los que definen si asumen un carácter público o privado, lo que define su nivel de opacidad.