Detectan más de mil 200 niños "fantasma" en estancias infantiles en Oaxaca

La Secretaría del Bienestar canceló el subsidio a mil 247 infantes que hasta diciembre de 2018 eran reportados como beneficiarios del Programa de Estancias Infantiles.

La delegada Estatal de Programas para el Desarrollo en el Estado de Oaxaca, Nancy Ortiz Cabrera, reconoció que esa cifra prácticamente equivale a niñas o niños “fantasma”.

De las 6 mil 646 cédulas de menores de cuatro años reportados como beneficiarios del Programa de Estancias en Oaxaca, la Secretaría de Bienestar sólo pudo detectar que eran válidas 5 mil 399.

Explicó que a través de los servidores de la Nación, se detectó que en un 18 por ciento de las cédulas a validar, la madre del menor no se encontró por diversas anomalías.

Anomalías

De manera específica 482 domicilios no se encontraron y en otros 765 casos las personas simplemente no existían porque se proporcionaron direcciones erróneas que corresponden a una escuela y no una casa habitación.

Ortiz Cabrera precisó que entre los errores detectados están los casos donde la madre no estaba enterada que su hija o hijo recibían el beneficio para asistir a una estancia infantil, lo cual es “sumamente grave”.

En la validación que se hizo del 1 al 13 de marzo, se detectaron otro tipo de anomalías como errores de captura en los datos del domicilio de la madre beneficiaria, cambios de domicilio que no fueron reportados con oportunidad, calles que no corresponden a las colonias, personas que dejaron de vivir en el municipio reportado.

A partir del pasado 5 de abril se empezaron a entregar las órdenes de pago a esas 5 mil 399 beneficiarias de lo que ahora se conoce como Programa de Apoyo para el bienestar de las Niñas y los Niños, Hijos de Madres Trabajadoras para el ejercicio fiscal 2019.

Empiezan a pagar

Por los meses de enero a abril cada una recibirá un pago de 3 mil 200 pesos y después mil 600 bimestrales y serán ellas quienes decidan a qué estancia infantil o guardería llevan a su hija o hijo para sus cuidados.

Consideró que eso hará que hará que “la misma estancia mejore” para que permanezcan ahí las y los niños menores de cuatro años.

De los amparos que interpusieron responsables de estancias infantiles dijo que “ellas lo ven como un negocio personal y de negocio, y no como un tema social”.