Vienen tiempos peores para inmigrantes

Activistas y defensores de los derechos de los inmigrantes alertan que la salida de Kirstjen Nielsen del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) podría anticipar un endurecimiento todavía mayor de las políticas contra los indocumentados del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Es muy, muy preocupante. Si Nielsen no era lo suficientemente fuerte para Trump, ya no sabemos cuál es el grado de abuso que este Gobierno quiere implantar. Su reemplazo será mucho peor" aseguró Maru Mora-Villalpando, fundadora de Latino Advocacy.

La advertencia de Mora-Villalpando coincide con la de otros defensores de los inmigrantes como Frank Sharry, director del grupo America's Voice, que considera que el actual Gobierno impone un oscuro panorama para el DHS.

“El activista señala que "mientras la Administración de Trump insista en deshumanizar a los inmigrantes y refugiados y no respete los ideales fundamentales del experimento estadunidense", las estrategias serán crueles e ineptas.

Similar sensación tienen líderes demócratas como la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien afirmó:

“Es profundamente alarmante que el funcionario de la Administración Trump que puso a los niños en jaulas renuncie porque no es lo suficientemente extrema para el gusto de la Casa Blanca".

Mora-Villalpando advierte que los temores no son infundados, especialmente cuando la renuncia se da en medio de los escándalos por la separación de familias y cuando el Gobierno Trump ha dicho que necesita de uno a dos años para reunificar a las familias que fueron divididas en la frontera.