Azota emergencia a bosques de Oaxaca

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

Al año en Oaxaca las empresas comunitarias tienen autorizado aprovechar de manera conjunta 500 mil metros cúbicos de madera certificada “en bosques verdes”

El crecimiento en un 500 por ciento de los daños que han ocasionado las plagas forestales a los bosques en Oaxaca equivale a una situación de emergencia que, de acuerdo con asociaciones como la Mexicana de Profesionales Forestales se agrava ante la inacción oficial, sobre todo en zonas de conflicto.

El secretario de dicha Asociación y también de la Unión de Industriales Madereros, Leoncio Pérez López, advirtió del riesgo que la temporada de calor y el incremento de incendios forestales representa para 40 mil o 50 mil hectáreas de superficie boscosa si no se implementan acciones de saneamiento urgentes y coordinadas.

“Hace tres años y medio teníamos 150 mil metros cúbicos de madera infectada y ahorita estamos arriba de los 800 mil, es urgente la verificación entre la Federación, el estado y las asociaciones civiles para poder abatir este problema porque es una tragedia forestal”, expresó.

Pagan menos por madera con plaga

En una conferencia conjunta, el representante de la Cámara Nacional de la Industria Maderera, Ricardo Aguirre Pereda, advirtió del grave problema social y económico que representan las plagas.

Al año en Oaxaca las empresas comunitarias tienen autorizado aprovechar de manera conjunta 500 mil metros cúbicos de madera certificada “en bosques verdes”, pero por condiciones de accesibilidad o el mismo comercio terminan extrayendo el 70 u 80 por ciento.

Con la urgencia de sanear los bosques afectados con plagas, principalmente las defoliadoras o descortezadoras, “ha aumentado en más de un cien por ciento el volumen aprovechable”, saturando el mercado.

“Cuesta lo mismo cortar, extraer, transportar e industrializar  un árbol sano o uno con plaga, pero no tienen el mismo precio porque la calidad baja y se abarata hasta en un 30 por ciento”, explicó.

El representante de la Cámara Nacional de la Industria Maderera, Ricardo Aguirre Pereda, advirtió del grave problema social y económico que representan las plagas. FOTO: Mario Jiménez

Pedirán audiencia con AMLO

El representante de la Coordinadora Estatal Campesina Obrera Magisterial Indígena (CECOMI), Alejandro Osorio Solorzano, consideró que ante las omisiones de las autoridades “que no entienden o no le dan la atención debida”, decidieron declarar una alerta en los bosques de Oaxaca.

Esa acción va de la mano con un llamado para que la Secretaría de Gobernación, con apoyo de legisladores federales, instalen una mesa de trabajo con autoridades donde existen más de 250 conflictos por límites, ya que eso impide que los comuneros puedan realizar acciones de saneamiento.

Pedirán también que estén presentes distintas dependencias como la Comisión Nacional Forestal, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y del ámbito de seguridad. No quisieron recurrir a la Secretaría General de Gobierno que ha demostrado que no tiene poder de convocatoria y queda rebasada.

Tan sólo San Pedro El Alto, Zimatlán, donde existe la tercera empresa comunitaria más importante del país en aprovechamiento forestal, mantiene conflictos agrarios con Santa María Lachixio, Sola de Vega, Santo Domingo Teojomulco y Santiago Textitlán.

“Si en un año y medio o dos no combaten la plagas la industria maderera va a morir”, lo que repercutirá en el sustento de más de mil 500 familias porque es una empresa comunal que surte a entidades como Nuevo León, Puebla y Jalisco.