Repunta unión libre infantil, en Oaxaca

La prohibición del matrimonio infantil no ha frenado las uniones libres.

En 2013 en total de 931 niñas y adolescentes contrajeron matrimonio en Oaxaca. Aquel año fue el último en que el Registro Civil legalizó una unión entre menores de edad.

Con la reforma realizada por la legislatura en aquél año, la entidad se volvió pionera en impedimento de enlaces entre menores, al menos en las leyes, pues actualmente las niñas madres y niñas esposas sigue siendo una problemática que violenta los derechos.

El Informe Embarazo Infantil Forzado en México: cada niña cuenta, elaborado por el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos Humanos de las Mujeres (Cladem), evidencia que a poco más de cinco años de aquella reforma, prevalecen las uniones libres.

De enero de 2017 a agosto de 2018, sumaban mil 511 niñas de 14 a 17 años de edad que habían tenido un embarazo y que estarían viviendo en pareja con una persona de su misma edad o mayor.

El reto de los matrimonios infantiles

Diana L. es uno de los casos de matrimonios de hecho ocurridos en el periodo posterior a la presunta prohibición de 2013. A los 16 años fue disuadida para sostener una unión de pareja con quien entonces sólo era un amigo. Haber escapado de casa para evitar la violencia ejercida por una de sus familiares la llevó al laberinto del matrimonio temprano en una comunidad rural de los Valles Centrales de Oaxaca.

“Era mi amigo y me acompañó el tiempo en el que estuve fuera de casa. Después fui convencida para quedarme con él. Yo era una joven desorientada; me dijo que por haber estado juntos, nadie más me iba a tomar en serio. Empezamos a vivir juntos, con planes de casarnos pero nunca ocurrió”.

La familia de ambos había apoyado la unión bajo argumentos moralistas. A los tres meses de vivir en concubinato ella quedó embarazada y tuvo que enfrentar la maternidad con 16 años de edad, en la precariedad y la violencia económica. Tiempo después él se fue, ella se quedó con tres hijos y sin posibilidades económicas para retomar una vida escolar.

Registro Civil frena dispensas judiciales

El jefe del departamento de validación de actas y formatos de la Dirección del Registro Civil, Víctor Manuel Estrada Torres, señaló que tras la prohibición de los matrimonios infantiles en Oaxaca, algunas personas han intentado burlar la ley mediante dispensas judiciales o la pretensión de alterar las edades.

También se presentaron peticiones de presidentes municipales en los que solicitan al oficial, permiso para celebrar matrimonios

Entre el 2014 y el 2015, fueron emitidas diez dispensas judiciales para que la dependencia registral llevara a cabo las uniones de niñas menores de edad. En todos los casos éstas fueron rechazadas por los oficiales del Registro Civil y los matrimonios no se llevaron a cabo.

En el 2017, una resolución de un juez local ordenaba la realización de una unión civil entre una niñas de 16 años y un joven de 18. En su considerando el juez estableció que era en protección a la persona en camino para garantizar su derecho a la identidad.

El argumento tampoco fue aceptado por el Registro Civil ya que el derecho a la identidad se puede dar mediante un registro de nacimiento sin menoscabo al vínculo filiatorio.

En algunos casos las negativas derivaron en amenazas sobre todo en aquellas comunidades regidas por usos y costumbres.

Antes del 2013, el Código Civil establecía para las mujeres 14 años como edad mínima para contraer matrimonio y en los hombres 16, pero existía la figura de la dispensa judicial que decía que por causas graves el juez podría dar una dispensa para que una mujer menor de 14 años pudiera casarse.

“Me atrevo a pensar que en promedio en el estado antes de 2013, se realizaban mínimo unos diez matrimonios de niñas de 12 años.

Oaxaca con mayor tasa de niñas madres

El informe Fecundidad en niñas y adolescentes de 10 a 14 años, niveles, tendencias y caracterización sociodemográfica de las menores y de los padres de sus hijos(as), a partir de las estadísticas del registro de nacimiento, 1990-2016”, de Eliona Meneses y Mitzi Ramírez, señala “si bien el porcentaje de matrimonios “legales” ha disminuido de manera importante en el tiempo, el número de uniones libres se ha incrementado, de forma que el impedimento legal no es un obstáculo para que en la práctica sigan ocurriendo uniones infantiles”.

Unión fuera de la ley

La investigación elaborada a partir de datos de las Estadísticas Vitales de Nacimiento del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) muestran un aumento de las uniones libres de niñas entre 10 y 14 años de edad, lo anterior es prácticamente complementario al decremento en los matrimonios legales.

En 2010, un 7 por ciento de las niñas en México que tuvieron un hijo manifestaron estar casadas, esta cifra decreció a dos por ciento para 2016. Pero las uniones libres aumentaron: en 2010, 58 por ciento de las niñas con un hijo dijeron estar en “unión libre” para 2016, aumentó a 61 por cierto.

De las 11 mil niñas de 14 años de edad o menos que presentaron un embarazo en 2016 –de acuerdo con el Inegi- un 40 por ciento manifestó que su “pareja” tenía entre 15 a 19 años de edad; otro 23 por ciento refirió que entre 20 a 24 años de edad y 5 por ciento entre 25 a 29 años de edad.

El informe destaca que Oaxaca al igual que Chiapas y Guerrero, acapararon la mayor tasa de fecundidad en niñas y adolescentes de 12 a 14 años.

Senado, retraso de un lustro

El pasado 21 de marzo el Senado de la República aprobó por unanimidad prohibir el matrimonio infantil en todo el país, debido a que que esta práctica violenta los derechos humanos de la niñez y adolescencia, principalmente en el caso de las niñas y adolescentes.

Los cambios a diversas disposiciones del Código Civil Federal establecen los 18 años como edad mínima para contraer matrimonio, además otorga al juez del Registro Civil autorización para exigir a los pretendientes, bajo protesta de decir verdad, todas las declaraciones que estime convenientes, a fin de corroborar su identidad, la aptitud de contraer matrimonio, así como que tenga la mayoría de edad, cuando reciba una solicitud de matrimonio.

En Oaxaca, el matrimonio infantil quedó prohibido desde diciembre de 2013, fecha en que entró en vigor las reformas realizadas por el Congreso Local en octubre de aquél año.