Hongos transforman vida de oaxaqueños

Jesús SantiagoJesús Santiago

Los hongos tienen grandes propiedades para la salud; hoy, comuneros de Benito Juárez aprenden sobre ello

BENITO JUÁREZ, Lachatao, Oaxaca.- Bien podría llamarse a este lugar "la tierra de los hongos", pues su reproducción es tan vasta, que en una comunidad donde sus pobladores aprovechan tantas alternativas para desarrollar su economía, este producto natural no es la excepción.

José Mesinas Cruz, comunero del lugar, comentó con este medio el impacto social que ha provocado la investigación y desarrollo de los hongos funcionales, que desde 2010, se inició en la población mediante el proyecto Micológica 360°, encabezado por el especialista francés, Johan Matew.

“La puesta en marcha de este proyecto nos ha permitido conocer no solo las propiedades de las diferentes especies de hongos, sino además organizarnos, aprender, cultivarlo y procesarlo para convertirlo en productos diversos para la alimentación y medicina naturista”, dijo José.

La misión del proyecto, es lograr que el mundo sepa de las aplicaciones nutrimentales y ambientales de los hongos y su importancia para los seres humanos; pero, además, tiene como objetivo crear y fortalecer una red de productores locales y regionales, que procesen hongos comestibles y medicinales.

Lilia Cruz, oriunda de Benito Juárez y Jenny Ferreiras intercambian conocimientos para la manufactura de productos elaborados a base de hongos

Poca inversión, mucha imaginación, grandes resultados

La sorpresa en el recorrido a Micológica 360°, fue observar que para lograr el cometido, no requieren de mayores insumos, más de los que les da su territorio natural.

Una sencilla casa de adobe, donde en algunos de sus cuartos se cultivan y cosechan los “fungus”, son parte de la infraestructura suficiente para realizar el proyecto.

“La idea siempre ha sido darle una utilidad a los recursos naturales, aprovecharlos de manera sustentable y preservarlos, pero sobre todo, enseñar y profesionalizar a los comuneros, también a su procesamiento, difundir sus propiedades nutricionales, medicinales y ambientales, pero también comercializarlos” , compartió Jenny Ferreiras, especialista en medio ambiente.

Jenny viajó desde Nueva York para especializarse en el tema y compartir con los habitantes de este lugar sus conocimientos; pero ella también aprende a elaborar chocolate de setas que Lilia Cruz elabora.

“Yo he aprendido mucho de los investigadores, antes veíamos los hongos en el campo y son tantos que ni caso les hacíamos; en los pueblos siempre se sabe que todo lo que se da en la tierra tiene una utilidad, pero jamás nos imaginamos cuántas y para qué tantas cosas, aquí lo hemos aprendido”, expresó Lilia.

La imaginación es el límite, agrega Lilia, pues asegura que tras conocer las propiedades de las más de 40 especies de estos organismos, se multiplican también las ideas para convertirlos en artículos de utilidad para la gente.

“Aquí ya se producen desde conservas hasta tés, polvo para licuados, chocolates, desodorantes bucales, gotas para la memoria, muchas cosas, pero lo mejor es que ya estamos aprendiendo el cultivo y aprovechamiento que estoy segura nos beneficia en mucho”, señaló.

Diversos productos ya se elaboran con setas de Benito Juárez, lo que esperan les genere una fuente de ingresos

Hongos, alternativas de empleo y fuente de ingresos

En este lugar, los hongos funcionales nada tienen que ver con la idea de buscar efectos psicotrópicos en ellos; aquí, la gente que hace ecoturismo conoce la alternativa y coadyuva a generar una fuente de ingresos, subraya José Cruz Mesinas.

“Los investigadores nos han explicado que se trata de utilizar lo que tenemos y conservarlo; lo hacemos de manera rústica y hemos visto que funciona, es una iniciativa de quienes, interesados en la investigación, apostaron en esta comunidad y en su desarrollo sustentable; lo que aquí hacemos es beneficiarnos de esos conocimientos y trabajar para en un futuro no muy lejano, autoemplearnos”, puntualizó.

El proyecto Micológica 360° se sostiene de la colaboración de otros proyectos comunitarios y/o sustentables, académicos y micólogos internacionales, asociaciones civiles y fundaciones, así como de la venta de productos con hongos funcionales.

Así como en esta comunidad, en otras de la entidad, rurales, semirurales y urbanas, en Hidalgo, Estado de México, Morelos, Querétaro e incluso la Ciudad de México, ya se realiza esta labor.