Enlistan parteras atropello oficial

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Concluyó el encuentro de parteras tradicionales en Oaxaca

Responsabilizarlas de las muertes maternas, obligarlas a proporcionar información a los Servicios de Salud de Oaxaca o la negación de proporcionarles certificados de nacimientos para las familias que acuden a solicitar sus servicios, es parte de una larga lista de atropellos institucionales a los que se enfrentan las parteras en Oaxaca.

Éstos fueron nuevamente identificados durante los tres días de trabajo del Encuentro de Partería de Oaxaca, fortaleciendo nuestro camino, que del lunes al miércoles reunió a 45 participantes.

Piden detener eliminación de la partería

En conjunto, hicieron saber un pronunciamiento en el que llaman a las instituciones municipales, estatales y nacionales para frenar la eliminación de la partería como si eso fuera a detener la mortalidad materna cuyas causas estructurales están en la pobreza.

De manera concreta pidieron el diseño de una estrategia nacional para proteger, fortalecer y revitalizar  a la partería tradicional y en la tradición como un derecho cultural establecido en el artículo segundo constitución, lo que va de la mano con generar las condiciones para su existencia legal, práctica abierta y autónoma.

Cristina Galante y Araceli Gil Archundia, coordinadoras de la asociación Nueve Lunas, explicaron que este encuentro da continuidad a foros nacionales e internacionales realizados en Oaxaca en el 2018 porque es parte de una labor que que se relaciona con el derecho fundamental de cada mujer y grupo humano de elegir con quién y dónde parir, pero también la forma de recibir a sus nuevos integrantes.

Desaparición intencionada

Alertaron de una desaparición intencionada de la partería como parte de un despojo de la naturaleza y de los territorios, donde las mujeres deben parir acostadas y las parteras tradicionales perseguidas.

Así también, denunciaron la amenaza que reciben las mujeres de perder los beneficios de programas de asistencia social si se atienden con una partera o no recibirlas en los servicios de salud, o en su caso hacerlo en medio de maltratos.

Negarles un certificado vulnera el derecho humano a la identidad, por lo que un aviso de alumbramiento expedido por una partera debería ser suficiente para su trámite en instancias oficiales.

Su llamado fue reconocer el lugar de la partera como autoridad ancestral en los sistemas de salud comunitaria, lo que implica que respalden y faciliten su acceso a los certificados de nacimiento a las niñas y niños que nacen con ellas.

Legalmente pidieron que se retomen las recomendaciones del documento emitido en el 17 período de sesiones del Foro Permanente de la ONU sobre las Cuestiones Indígenas y la legitimación de las parteras indígenas, así como la aplicación del artículo 7 de la Ley General de Cultura y Derechos Culturales.