En el limbo, exempleados de Prospera Salud en Oaxaca

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Si bien el programa Prospera aún no desaparece del todo, si lo hizo su componente en salud

La segunda reunión de trabajo que el Jefe la Unidad de Administración y Finanzas de la Secretaría de Salud Federal, Pedro Flores Jiménez, mantuvo con autoridades locales y dirigentes sindicales para dar seguimiento a la centralización de los servicios de Salud fue aprovechada por ex trabajadores del extinto componente Salud del programa Prospera para protestar por su despido.

Con cartulinas y pancartas, parte de los 167 trabajadores despedidos protestaron en el acceso al hotel en donde se realizó la reunión, pero las autoridades federales y estatales ingresaron por una puerta trasera.

Perder el empleo durante el embarazo

Si para sus otros 166 compañeros ha sido complicado encontrar un trabajo tras la falta de recursos para renovarle el contrato, los siete meses de embarazo en Diana Izquierdo complican todavía más su situación como nueva desempleada.

Desde abril de 2008 laboraba como nutrióloga en los Servicios de Salud de Oaxaca, pero en septiembre de 2011 se cambió al programa Oportunidades en su componente Salud, el cual operó en todo el país con un presupuesto de alrededor de 6 mil 300 millones de pesos para el 2018.

Si bien el programa Prospera aún no desaparece del todo, si lo hizo su componente salud, que permitía que médicos y enfermeras en todo el país llegaran a las comunidades más marginadas y pobres a brindar atención, lo que ha ocasionado una escalada de protestas en diferentes entidades.

“Puedo meter mis papeles en otro lado, pero si me llaman en un mes, por mi embarazo a término no me podré presentar”, dice consciente de los riesgos que asumió al cursar un segundo embarazo sin prestaciones sociales más que ser beneficiaria del Seguro Popular.

Aunque tiene pareja, ambos contribuyen a los gastos familiares porque el sueldo de una persona no alcanza, por lo que se sumó a la protesta de ayer para pedir su reinstalación en su lugar de trabajo o reubicación.

Insisten en respuestas

La desesperación de no saber que va a pasar y que desde el lunes se quedó sin empleo, es compartida por la médico general Anet Sibaja Morales, quien desde hace ocho años labora en el componente Salud de Prospera, cuando aún se llamaba Oportunidades.

Junto con un enfermero del mismo programa estaba adscrita al turno vespertino del Centro de Salud de la Colonia La Paz Xoxo, ya que en la mañana atendían diez personas, entre regularizados, formalizados y de base, sin que exista atención en el turno nocturno.

Su inconformidad es que a pesar de ser trabajadores eventuales, de manera continúa se les renovaba su contrato y desde que desapareció el componente salud de Prospera nadie les notificó que estaban despedidos.

La salida, asegura el médico Saúl Mesinas, es que sus contratos los absorbieran los Servicios de Salud de Oaxaca, sin que haya claridad en esa decisión.

“En realidad estábamos contratados por Prospera pero cumplíamos funciones de personal del Servicio de Salud porque atendíamos en unidades donde, salvo las auxiliares médicas, no hay nadie más”, asegura.

Emplearse en una farmacia o en una unidad privada es la única salida, pero también ahí la oferta laboral es limitada.