Crear modelo piloto de desarrollo, objetivo de asamblea

Juan Carlos Martínez, coordinador general de asesores del INPI

SALINA CRUZ, Oaxaca.- La consulta indígena del Programa para el Desarrollo del Istmo de Tehuantepec es el primer paso para iniciar la incorporación de los grupos étnicos al desarrollo social y económico de la región donde se ubicará el corredor Transistmico, sostuvo Juan Carlos Martínez, coordinador general de asesores del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI).

El servidor público destacó que el objeto de esta consulta -el 30 y 31 de marzo- en el Istmo de Tehuantepec es crear un modelo piloto de desarrollo para esta región en el que incorporarán a los pueblos originarios, basado en un esquema de derrama económica para todos y no solo para las empresas o capitalistas.

Reseñó que con anterioridad los gobiernos neoliberales han intentado generar condiciones económicas o proyectos favorecedores para la población, pero estos modelos estaban basados en la explotación de los recursos, el despojo de la tierra y el saqueo, sin que se beneficiara a las comunidades y es allí de donde surge la desconfianza de los pueblos originarios.

Aclaró que el planteamiento del gobierno federal es iniciar el diálogo con los diferentes grupos indígenas para que aporten ideas y expongan las necesidades de los Ikoots, y mejoren las condiciones de vida de los pobladores al quedar plasmadas estás ideas en el programa de desarrollo del Istmo de Tehuantepec y es lo que dio inicio a esta consulta.

La sede de la consulta indígena tuvo que modificarse en vista de que hay conflictos entre los pueblos huaves que limitan la organización de este ejercicio, San Mateo del Mar, San Dionisio del Mar y San Francisco del Mar e incluye entre sus propias agencias con las cabeceras municipales, pues de forma constante han tenido desacuerdos que impiden el arribo de sus habitantes en cada uno de estos municipios.

El funcionario dijo que los resultados de esta consulta serán revelados posiblemente la siguiente semana, y de haber inconformidad o desacuerdo de las comunidades Ikoots se respetará, lo que no significa que en fecha posterior puedan reincorporarse al mencionado programa de desarrollo, puntualizó.