La Valquiria llega al Alcalá

La Valquiria explica los orígenes de Siegfried, el encargado de recuperar el anillo: Wotan, el padre de los dioses.

La Valquiria es una ópera en tres actos con música y libreto en alemán de Richard Wagner, quien se inspiró en la mitología nórdica al escribir esta obra y es la segunda de las cuatro óperas que componen el ciclo de El anillo del nibelungo. Hoy se proyectará en el Teatro Macedonio Alcalá, desde el Metropolitan Opera House de Nueva York, esta obra dirigida por Philippe Jordan.

La Valquiria explica los orígenes de Siegfried, el encargado de recuperar el anillo. Wotan, el padre de los dioses, baja a la Tierra para engendrar un semidios (hijo de una mortal y un dios) a quien encomendarle dicha tarea. Pero engendra dos hermanos, Siegmund y Sieglinde, que son separados poco después de nacer.

Al cabo de unos años se reencuentran y se enamoran (desconocen que son hermanos). Cuando Siegmund muere, Sieglinde es conducida por la valkiria Brünnhilde (hija del dios Wotan) a la roca donde se reúnen las nueve valkirias y allí le dice que reconstruya los trozos de la espada de Siegmund ya que esa será el arma del elegido.

En la temporada de ópera que acoge el centenario teatro, la producción corre a cargo de Robert Lepage. Esta es la segunda entrega del ciclo de El Anillo del Nibelungo de Wagner. La Valquiria es protagonizada por la heroica soprano Christine Goerke como la diosa guerrera Brünnhilde, cuyo encuentro con los mortales gemelos Siegmund y Sieglinde, interpretados por Stuart Skelton y Eva-Maria Westbroek, la conducen a un viaje del Valhalla a la prosaica humanidad.

El elenco está compuesto por: Christine Goerke (Brünnhilde), Eva-Maria Westbroek (Sieglinde), Stuart Skelton (Siegmund), Jamie Barton (Fricka), Greer Grimsley (Wotan) y Günther Groissböck (Hunding).

Esta obra es una ópera en tres actos, es considerada una de las mejores representaciones del poder del amor, incluso si los amantes en cuestión son hermana y hermano gemelos. Las valquirias son las hijas del dios Wotan y la madre tierra, la diosa Erda, concebidas como doncellas guerreras para defender el Olimpo germánico, el Walhalla, del acecho de los Nibelungos y recoger las almas de los héroes muertos en batalla para llevarlos a su descanso eterno en el Walhalla.

Además, el tercer acto empieza con la famosa danza de las Valquirias, en la que, en un cambio dramático, Wagner utiliza el sonido de ocho poderosas voces femeninas para representar la terrible emoción del combate.

Esta ópera termina con una de las más conmovedoras piezas que jamás haya sido compuesta para una despedida. Sobre la historia, Wagner trabajó de atrás hacia adelante planeando la ópera a partir de la muerte de Sigfrido, decidiendo luego que necesitaba otra ópera para narrar la juventud de Sigfrido, y luego decidió que necesitaba contar la historia de la concepción de Sigfrido y de los intentos de Brunilda por salvar a los padres de él, y finalmente decidiendo que también necesitaba un preludio que contara el robo original del oro del Rin y la creación del anillo.

¿Cuándo y dónde?
Sábado 30 de marzo, a las 10:00 horas, en el Teatro Alcalá.