Samaritana sacia la sed de Oaxaca

Jesús SantiagoJesús Santiago

Horchata, limón, tuna, melón, piña entre otros los sabores que podrán degustar este medio día

La sola idea de vivir la fiesta de la Samaritana puso feliz a Marquitos, porque en el jardín de niños al que asiste, su madre tocó ofrecer agua de horchata.

El pequeño de seis años dice que su mamá le enseña lo bonito que es Oaxaca, y su padre, a ayudar a sus semejantes, por eso entiende que este viernes es de fiesta y para compartir.

Festividad de sabor, única en Oaxaca

La referencia de esta celebración se señala en el pasaje bíblico Juan 4, 1-45,  donde se detalla el encuentro de Jesús con una mujer de Samaria, a quien le pide saciar su sed.

El cuarto viernes de Cuaresma en Oaxaca, sin embargo, más allá de una conmemoración cristiana, es una oportunidad de mostrar la generosidad de la gente de esta tierra y la exquisitez de sus bebidas frescas, dice Margarita, que presurosa va en búsqueda de los ingredientes que utilizará para la preparación que ofrece hoy en el kinder de Marquitos.

“A veces no se tiene tiempo por el trabajo, pero a mi niño le hace mucha ilusión vivir su fiesta de Samaritana y entonces una le busca la forma, porque tampoco es hacer porque sí el agua, no, hay que elaborarla como nos enseñaron, en la forma tradicional”, dijo Margarita.

Esta mañana de viernes en iglesias, oficinas, escuelas, negociaciones y algunas viviendas, las puertas se vestirán de flores para enmarcar los puestos de agua de diversos sabores que se ofrecerán gratis a todo aquel, que como Jesús, requiera saciar su sed.

La costumbre oaxaqueña, que según los historiadores inició en los atrios de las iglesias a finales del siglo XIX, es una fiesta en la que propios y visitantes participan con entusiasmo.

Las instituciones públicas, templos, comercios e incluso en viviendas particulares se ofrece agua de sabores de manera gratuita

Samaritanas se previenen

Margarita, igual que muchas mujeres, acude desde la víspera a las compras obligadas de arroz, chilacayota, melón, nuez, piña, tamarindo, jamaica y cualquier otro ingrediente que sirva para elaborar las aguas frescas que pondrán en bidones, vitroleros u ollas, e incluso al molino, pues la forma tradicional de preparar la horchata lo exige.

Para adornar los depósitos y puestos donde se colocarán, Eugenio, padre de Marquitos, buscará flor de bugambilia y, junto con otros padres de familia, construirán el puesto que en este año llevará la escenografía de un pozo.

“Esta es una convivencia en la que las familias completas participamos, todos queremos que nuestros puestos luzcan y sobre todo, impedir que mueran las tradiciones del estado”, comenta Eugenio.

Una Samaritana a favor del medio ambiente

Este año, en Oaxaca la fiesta será distinta dada la preocupación que existe por la protección del ambiente, diversas agrupaciones, comerciantes, empresas e instituciones públicas que comúnmente regalan agua en el Cuarto Viernes de Cuaresma, iniciaron una campaña en la que invitan a la población a evitar el uso de ese material.

“Que bueno que se tenga esa iniciativa, para que llevemos nuestros trastes para el agua o la nieve, pues la contaminación nos está afectando a todos y como ejemplo está el clima loco que ahora enfrentamos, yo aplaudo que los oaxaqueños rechacemos el uso del unicel”, expuso Jacobo Jiménez.

Manifestó que la reducción en el uso de vasos de unicel para el agua, tejate o nieve, disminuirá sustancialmente la cantidad de basura que año con año se genera por esta fiesta, pero además, será un ejercicio para que la población se concientice respecto a la protección del ambiente.

La herencia generacional para la conservación de la fiesta de Samaritana la ha hecho única en el país, el sabor, el folclor y la alegría de la gente se hace presente y este Cuarto Viernes de Cuaresma, en el que se realizan concursos para premiar al mejor puesto de aguas, sobre todo en oficinas gubernamentales, no será la excepción.