Reconstrucción será para los más pobres

Agencia ReformaAgencia Reforma

Con el Programa Nacional de Reconstrucción, atenderán a la población afectada por los sismos de septiembre de 2017 y febrero de 2018 en 12 estados

CIUDAD DE MÉXICO.- En las acciones y proyectos del Programa Nacional de Reconstrucción se priorizarán las zonas con mayor grado de marginación, con población mayoritariamente indígena, y con altos índices de violencia, así como las personas afectadas que están inscritas en programas sociales.

Así lo estableció la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en los Lineamientos Generales del Programa para el Ejercicio Fiscal 2019, publicados este martes en el Diario Oficial de la Federación.

"Población Objetivo: Es aquella a la que están dirigidas las acciones y proyectos del Programa, priorizando la atención a quienes habiten en zonas con mayor grado de marginación, con población mayoritariamente indígena o con altos índices de violencia.

"Y considerando las localidades con mayor concentración de daños materiales, la proporcionalidad de la afectación por el número de inmuebles en la localidad, y el mayor daño en la infraestructura y las viviendas", indican.

Sector vulnerable

Según los lineamientos, para el caso de las acciones de vivienda se considerará a las personas que se encuentren en el padrón de beneficiarios de los Programas Integrales para el Desarrollo y que requieren ser atendidas por el Programa Nacional de Reconstrucción.

"Cada Instancia Responsable contemplará en sus Lineamientos Específicos la aplicación de estos criterios para determinar la población que será beneficiada mediante los proyectos y acciones del Programa en su respectivo ámbito de responsabilidad", señalan.

Con el Programa Nacional de Reconstrucción, el Gobierno federal busca atender a la población afectada por los sismos de septiembre de 2017 y febrero de 2018 en 12 estados: Chiapas, México, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz y Ciudad de México.

El objetivo de los Lineamientos del Programa es establecer los criterios generales para el funcionamiento del mismo y para la coordinación de los proyectos y acciones en los que participarán dependencias federales, sociedad civil e Iniciativa Privada.

"Se establecerán acuerdos y convenios para evitar el encarecimiento de los materiales y la mano de obra, priorizando el uso de materiales endémicos y se emitirán medidas con la finalidad de simplificar trámites en todo lo relacionado con la autorización para la realización de los proyectos y acciones", se lee en los lineamientos.

La Sedatu, a través de la Subsecretaría de Ordenamiento Territorial y la Dirección General de Ordenamiento Territorial y Atención a Zonas de Riesgo, llevará a cabo la coordinación, seguimiento y verificación de los proyectos y acciones en los sectores de vivienda, educación, salud y cultura.

No obstante, las denominadas "instancias ejecutoras", que serán las Secretarías de Educación, Cultura y Salud, deberán involucrarse en lo relacionado con la reconstrucción, reparación, reubicación, acondicionamiento, equipamiento, restauración, rehabilitación y mantenimiento de inmuebles.

Para el ejercicio fiscal 2019, el Programa Nacional de Reconstrucción cuenta con 8 mil millones de pesos, de los cuales 5 mil 600 corresponden a la Sedatu, 800 millones a Educación, 800 a Salud y 800 a Cultura.