Exhibirán histórico botiquín médico en el Museo del Frontispicio

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

El Museo de Frontispicio de la Facultad de Medicina y Cirugía de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) que planea abrir sus puertas en abril, ha recibido una donación extraordinaria: el botiquín que el doctor Ramón Pardo (1871-1940) utilizó en la primera raquianestesia en México hace casi 119 años.

“Es el botiquín equipado”, informó el director de dicha Facultad, Luis Manuel Sánchez Navarro, quien adelantó que se exhibirán también el libro y las revistas de dónde el galeno “sacó la técnica” de la anestesia espinal y la aplicó en Lorenzo Cruz, un paciente con una gangrena en su pierna izquierda.

Su legado

Uno de los textos que guió a Pardo fue el artículo Anestesia Medular Quirúrgica por inyección subaracnoidea lumbar de cocaína, técnica y resultados, que el médico francés Theodoro Tuffier publicó en La Semana Médica de París.

El texto de Tuffier se publicó el 16 de mayo de 1900, apenas dos meses antes de la intervención que Pardo realizó el 25 de julio de ese mismo año en lo que fue el Hospital de la Caridad y que hoy se conoce como Padre Ángel Vasconcelos, en el centro de la ciudad de Oaxaca.

El doctor Ramón Pardo que integró el equipo médico con sus homólogos Luis Flores Guerra, Herminio Acevedo y Manuel Pereyra Mejía, realizó ese aporte a la cirugía mexicana demostrando la efectividad de la aplicación de la cocaína por vía subaracnoidea con acceso lumbar,

Ese “legado histórico” se mostrará “de una manera muy especial”, ya que la donación incluyó, además, parte de su propiedad intelectual, en su faceta de poeta, filósofo y científico, pero también sus preferencias políticas.

Nació en Oaxaca

Ramón Pardo nació en la ciudad de Oaxaca el 29 de agosto de 1871 y en 1896 se graduó de la Escuela de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y volvió a la ciudad de Oaxaca para instalar la farmacia La Nueva en la planta baja del teatro Mier y Terán, como se le conocía en esa época al Teatro Macedonio Alcalá.

Un año después lo eligieron como concejal del ayuntamiento de Oaxaca de Juárez, del cual fue presidente en 1922, al concluir sus dos años de interinato como gobernador de Oaxaca.

Antes, de 1908 a 1912 fue director sustituto y después titular del Instituto de Ciencias y Artes del Estado de Oaxaca. En 1928 ingresó a la Gran Logia Masónica Redención, fue diputado federal, ingresó a la Academia Nacional de Ciencias Antonio Alzate en la UNAM.

Han sido sus nietos Ramón y Beatriz Pardo quien donaron parte de su legado a la Facultad de Medicina de la UABJO. que de acuerdo a su director abrirá las puertas del Museo del Frontispicio en la primera quincena de abril.

De manera inicial la inauguración se anunció para marzo, pero la huelga que durante febrero mantuvo el Sindicato de Trabajadores y Empleados de la UABJO (STEUABJO) retrasó lo trabajos.