Catalina Mendoza dejó legado imborrable

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Su legado es una huella imborrable llamada Congregación Mariana Trinitaria. Su vida un ejemplo de esfuerzo y trabajo a favor de los sectores más desprotegidos. Así es y será recordada su fundadora Catalina Mendoza Arredondo, recientemente fallecida.

La construcción de este gran sueño inició cuando Catalina Mendoza tenía apenas 17 años de edad y se materializó en 1997 hace ya 22 años.

En punto de las 9 de la mañana, el Teatro Juárez será testigo de la conmemoración del natalicio de Catalina Mendoza Arredondo, en el marco del 22 aniversario de la CMT.

"Hemos recogido las necesidades en las palabras de cada uno de los que hemos escuchado; hemos recogido las lágrimas de cada uno de ellos, y grano a grano hemos formado montañas, y con las lágrimas hemos hecho enormes cascadas con la que hemos podido regar campos para alimentar el espíritu", dijo en vida durante una entrevista realizada por Noticias Voz e Imagen de Oaxaca en 2017.

La CMT nació en un primer momento como una Junta de Voluntarios con el objetivo de invertir jornadas de trabajo para mejorar la salud, la educación, el sector agrario y la infraestructura de miles de familias mexicanas con carencias económicas.

Fue en 1995 cuando inició como una institución privada de asistencia social sin fines políticos ni religiosos. En un principio fungió como una respuesta de alivio a los serios problemas de salud que enfrentaban las comunidades.

Más adelante sus acciones buscaron incidir en las áreas de alimentación, vivienda, productividad e infraestructura básica a través de los principios cívicos de responsabilidad, participación ciudadana y de cohesión social.

“En Oaxaca hay una enorme pobreza pero también una enorme riqueza en su gente. Las personas que se sumaron a este proyecto lo hicieron con una visión de querer cambiar y transformar este país”, expresó en su momento.

Hasta hoy la CMT lleva firmado convenios con 12 estados del país, además de haberse convertido en una institución oaxaqueña de carácter internacional, que beneficia millones de personas en 17 países.

“No hay cosa más grande que nos engrandezca ante los demás que el trabajo y educación que cada uno pueda tener. Nunca imaginé que mi sueño se volviera el sueño de muchos”, manifestó en distintas ocasiones.

Los objetivos de la CMT son fomentar la salud a través de la medicina tradicional, mejorar la alimentación y calidad de vida de las familias marginadas. Las principales acciones para lograr estos objetivos se centran en apoyar el crecimiento de la productividad, financiar obra pública, telecomunicaciones y mejora de la vivienda en sus diferentes modalidades.

La estrechez presupuestaria de los estados y municipios, la CMT diseñó mecanismos de coinversión para coadyuvar en la solución de las demandas sociales u otras necesidades para ampliar las metas públicas de los gobiernos para generar un ambiente de paz y desarrollo social.

Hablando de vivienda, el objetivo es mejorar la calidad de vida mediante el fomento de desarrollo de capacidades autogestivas mediante mecanismos de subsidio y corresponsabilidad social.

"En este proyecto la gente no vale por lo que tiene sino por lo que hace y por el legado inmemso que deja, así es como nació la Congregación Mariana Trinitaria", fueron las palabras de Catalina Mendoza en el 18 aniversario de la congregación.

A 40 kilómetros de la capital se encuentra el corazón de la Congregación, la Ex Hacienda La Soledad, la cual, además de ser un lugar dedicado a la salud, las áreas verdes y el reposo, es la sede primigenia de esta asociación y ha fungido como espacio para la gestión de los convenios entre autoridades gubernamentales y la CMT.