Colectivos imponen ley en la Central de Abasto de Oaxaca

Jaqueline RoblesJaqueline Robles

La obra que estuvo tirada varios meses fue reiniciada el pasado 2 de marzo y podría quedar concluida hasta mayo próximo

La obra que ejecuta los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de la Ciudad de Oaxaca, a un costado de la Central Camionera de Segunda Clase, provocó el cierre de esta y otra arteria de gran circulación en la zona: la Prolongación de Valerio Trujano, lo que taxistas colectivos aprovechan para cometer abusos.

A pesar de la denuncia ciudadana ante las arbitrariedades que cometen los ruleteros nadie, dicen los quejosos, tiene el valor de meterlos en cintura.

Aplauden continuidad de obra

Luego de que casi un año estuviera detenida la obra de rehabilitación del colector de aguas negras y mantenimiento de la red de agua potable en la prolongación de Margarita Maza de Juárez, debido al abandono en que la dejó una constructora que inició los trabajos desde los últimos días del mes de junio del 2018, el Gobierno del Estado decidió concluirla y, para ello, reinició los trabajos desde el pasado dos de marzo.

La acción es aplaudida no sólo por los vecinos de la colonia Libertad, sino por muchos conductores que comúnmente transitan la zona, hoy es motivo de queja de usuarios del transporte público, especialmente de quienes utilizan el servicio de taxis colectivos provenientes de la zona poniente de la capital.

“Que bueno que el gobierno va a levantar el tiradero que dejaron hace meses, me da gusto que por fin se arregle aquí porque nos beneficia a todos, lamentablemente parece que en Oaxaca solo estamos viendo qué momento aprovechar para afectarnos entre nosotros mismos, como lo están haciendo los colectivos”, dijo Ramón Ibáñez, de San Pedro Ixtlahuaca.

Encajosos y groseros

Empolvada y sudorosa, así trata de correr Yolanda entre el callejón de la calle Cuauhtémoc en la colonia Libertad, un tramo de cerca de 25 metros donde caben apenas dos personas a lo ancho.

Obscuro, aún de mañana, sucio, sin piso y evidentemente guarida de alcohólicos y drogadictos que por las mañanas deambulan por el Mercado de Abasto; el pasillo es paso obligado hoy de todos aquellos que deben llegar hasta la zona para transbordar rumbo a sus empleos o zonas habitacionales.

“Los taxis nos están dejando, si bien nos va, cerca de la obra por el cierre del Puente Valerio Trujano, al inicio del mismo viniendo de San Martín y lo peor es que están aplicando tarifas extras, nada más de Santa Rosa a la Central están cobrando 20 pesos con pretexto de las pérdidas que tienen por ese cierre y lo peor ni terminan la ruta”, denunció Yolanda.

Callejón sin vigilancia

Adultos mayores con dificultad para caminar, mujeres que llevan bebés o niñas y niños, son los más afectados porque deben bajar o subir escalones saturados de basura y pasar entre el callejón enmedio de basura y piedras.

“Yo no veo aquí ni siquiera un elemento de policía que verifique que en este tramo no haya delincuentes, me acabo de topar con dos que se ven bien drogados y tenemos que pasar por aquí para que los señores taxistas no pierdan, en la noche esto se pone peor”, expresó Sara.

A su vez, Beatriz reprochó que tampoco hubiera elementos de Policía Vial que obligue a los choferes de los colectivos a buscar una alternativa que los obligue a llegar a su base.

Nosotros no perdemos

Al reclamo de Beatriz se sumó Isabel que, desesperada porque su padre de 85 años venía de consulta por un problema en las rodillas, debió bajar del taxi y caminar a pesar de las súplicas al conductor porque diera la vuelta.

Con lágrimas en los ojos, gritaba al conductor la injusticia y reclamaba la devolución de parte de la tarifa con el argumento legítimo de que no había cubierto la ruta completa.

En su defensa Eduardo, conductor del sitio Tiracoz solo respondió que el tráfico afecta las rutas y que no podía dar la vuelta porque pierde mucho tiempo.