Asesinan a policía en Juchitán

Las autoridades acordonaron la escena del crimen para preservar los indicios de este artero asesinato

JUCHITÁN, Oaxaca.- De varios impactos de bala, dos pistoleros en motocicleta alcanzaron y le quitaron la vida a un elemento de la Policía Municipal de esta ciudad que también circulaba en un vehículo similar, la mañana de este jueves.

Eddie Ageo NR, de unos 27 años de edad, fue ejecutado cuando se dirigía a su domicilio, luego de cubrir su jornada de trabajo.

La alevosa ejecución del joven policía

El malogrado elemento policiaco era del primer turno y había salido franco esa mañana, por lo que tomó su motocicleta y se retiró de la comandancia de la Policía Municipal ubicada en la colonia Mártires 31 de julio.

Se dirigía a su domicilio ubicado sobre la calle Francisco I. Madero de la populosa Séptima Sección, sin imaginar que los emisarios de la Muerte le seguían de cerca.

Unos metros antes de llegar a su casa donde lo esperaba su esposa embarazada, el policía fue alcanzado en la misma calle por los sicarios, que circulaban también a bordo de una motocicleta.

Sin detener su marcha, uno de los pistoleros accionó su arma de fuego en repetidas ocasiones contra el uniformado. Los disparos fueron mortales, Eddie recibió varios disparos en el rostro y en el pecho.

Quince días antes el policía había sido amenazado de muerte, pero la necesidad económica lo hizo desestimar el peligro

Los elementos policiacos presumen que Eddie ya estaba muerto cuando cayó al suelo.

Los vecinos ven huir a los homicidas

Las detonaciones de arma de fuego alarmaron a vecinos del lugar y, al salir de sus viviendas para investigar lo que ocurría, se percataron que los dos homicidas emprendían la huida con rumbo al norte sobre la misma calle Francisco I. Madero.

En la escena del crimen, localizada cerca de la avenida Insurgentes, quedó tendido el cuerpo sin vida del infortunado policía municipal.

Eddie perdió la vida debido a los letales disparos que recibió a quemarropa.

Homicidas dejan narco-mensaje

Junto a su cadáver, presumiblemente los mismos asesinos dejaron un narco-mensaje.

Textualmente la cartulina en color verde fluorescente decía: "Esto le va a pasar a todos los que anden de chapulines tirando droga y charoleando a nombre de CJNG.

Atentamente comandante ceja". 

Los elementos de la Policía Municipal fueron los primeros en llegar al lugar y confirmaron el deceso de su compañero.

De inmediato, dieron aviso a los efectivos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), del Grupo Juchitán.

También llegaron al lugar, elementos de la Policía Estatal Preventiva y paramédicos del Cuerpo de Bomberos, pero éstos últimos sólo confirmaron la muerte del uniformado.

Acuden los familiares de la víctima

En presencia de los compañeros del policía caído, los familiares del ahora occiso acudieron y rompieron en llanto al ver el cuerpo sin vida de su ser querido.

Los parientes de la víctima intentaron llevarse el cadáver, pero se lo impidieron los elementos municipales.

Les aconsejaron que permitieran que los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) se hiciera cargo de esta situación, en representación del Ministerio Público, para dar inicio a una carpeta de averiguación previa por el delito de homicidio en contra de quién o quiénes resulten responsables.

Se logró establecer que hace aproximadamente 15 días sujetos desconocidos habían llegado hasta el domicilio del policía municipal y lo amenazaron de muerte.

Por esta razón Eddie estuvo a punto de abandonar la corporación policíaca municipal, pero las ganas de sacar adelante a su familia lo hicieron mantenerse firme ante la grave amenaza.

A pesar del narco-mensaje, los elementos policíacos dijeron desconocer el motivo de la ejecución de su compañero.

Iniciaron las investigaciones para dar con el paradero de los presuntos asesinos.