Colectivo Cuenteros| Badabun

BADABUN

Badabun: Canal de YouTube cuya serie “Exponiendo infieles” se popularizó en las redes.

“Amigos, ¿ustedes son pareja?” se escuchó en el teléfono de Lucy.

—No puedo creer que te guste ese programa, obvio que no es real —dijo Elena al sentarse—. Y si lo fuera, qué poca de las mujeres que se meten con hombres a sabiendas de que tienen pareja.

—Elena, eres la menos indicada para andar de prejuiciosa —respondió Lucy, colocando el teléfono con la pantalla hacia abajo—. Pedí café para que no pierdas tiempo y me cuentes todo…

STALKER, PARTE 1

Stalker: Defínase a la persona que espía con sigilo las publicaciones en redes sociales de alguien más.

Elena no se percató cuando su teléfono se empezó a llenar de notificaciones de la misma persona. “Él reaccionó a tu publicación”. “Él comentó tu foto”. “Él” era de esas personas que se agregan por el simple motivo de tener varios amigos en común. Sí, habían coincidido en varias fiestas, pero nunca habían tenido una conversación. Sin embargo, ahora hablaban todos los días. Él la cautivó con su irreverente y sarcástico sentido del humor.

Lucy era una de esas amigas en común y no dudó en preguntarle sobre él. “Es buena onda. Un poco callado en persona, pero borracho hasta se pone a bailar”. Además de eso, Elena revisó sus publicaciones y comentarios, no vio nada raro y sobre todo ninguna pista de que existiera alguna mujer en su vida.

NETFLIX AND CHILL

Frase popular en Internet que hace referencia a una invitación a ver Netflix, pero con el objetivo de tener sexo.

—¿Qué pasó? —preguntó Lucy—. ¿Qué tal la primera cita?

—¿Ubicas el chiste de la invitación a ver películas para terminar teniendo sexo? —Elena dijo; Lucy asintió con la cabeza—. En mi caso fue lo contrario: me invitó a coger y terminamos viendo películas. No comprendo por qué la química que teníamos en llamadas y mensajes se desvaneció al estar frente a frente. Hasta me dijo “Esta noche no te voy a dejar dormir”. Al final me fui a mi cama, sola, después de ahogar mi libido en una botella de vino.

—Tú aceptaste una relación sin compromiso —comentó Lucy, pero al observar a Elena, intuyó que algo sucedía—. ¿Qué más pasó?

—Va a tener un hijo —respondió Elena.

STALKER, PARTE 2

La finalidad de un stalker es no ser descubierto, lo cual puede suceder si por accidente se reacciona a publicaciones muy antiguas.

Después de que Elena revisó minuciosamente las publicaciones en Facebook de él, tuvo una inquietud:

Elena: ¿Tienes hijos?

Él: ¿Por qué esa pregunta?

Elena: Te expresas con mucha madurez, así como alguien que tiene grandes responsabilidades.

Él: ¿Neta?

Elena: Sí, de verdad.

Él: No tengo hijos. Bueno, no sé.

Elena: ¿Cómo que no sabes?

Él: Quiero decir, siempre uso condón. No tengo nada de qué preocuparme. Por cierto, traigo uno aquí conmigo.

Elena: ¿Y cómo piensas usarlo?

Él: ¿Tienes alguna idea?

AMIGA, DATE CUENTA

Frase orientada a aconsejar a una mujer que está inmersa en una relación tóxica.

Luego de la fallida invitación a “ver películas”, él desapareció de la vida de Elena: ni llamadas, ni mensajes. A pesar de que ella lo extrañaba, estaba consciente de que era un mentiroso y lo mejor era alejarse. Pero la determinación se vino abajo cuando recibió una llamada de él.

—¡Ya nació! —le dijo a Lucy—. Me acaba de avisar. Quiso compartir su alegría conmigo porque dice que soy importante para él, aunque ahora su situación es complicada.

—A ver Elena, espérate. ¿Me estás diciendo que mientras su esposa está pariendo a su hijo, ¿él te llama a ti?

—Sí… ¡No! Quiero decir, no es su esposa. ¿Crees que signifique algo? El que me haya llamado.

—Sí, amiga, que estás bien pendeja.

—No. Yo le dejé en claro que no seré un tercero en discordia. Aunque él no sabe si vivirá con ella; si lo hace, solo será por el niño.

—Pensé que después de la mentira de su paternidad, habías entendido que cuando él dice “no sé”, realmente está diciendo “sí”.

VISTO A LAS ✓✓

A partir de 2014, WhatsApp permitió a sus usuarios notificar que un mensaje fue leído, al aparecer dos palomitas en color azul.

…—Basta Elena, que eres la menos indicada para andar de prejuiciosa —respondió Lucy, colocando el teléfono con la pantalla hacia abajo—. Pedí café para que no pierdas tiempo y me cuentes todo.

A la mente de Elena, vinieron los recuerdos de lo que pasó. Buscaba entender cómo ese hombre antes no significaba nada, y ahora lo más emocionante de su día era ver una notificación suya en el teléfono. Se acostumbró al mensaje de “Buenos días”, a las fotos que él enviaba y a las interminables charlas que duraban hasta la madrugada. Incluso tenían apodos.

—Somos de esas personas que usan un nombre cursi para referirse a su pareja —le comentó un día a Lucy, quien puso los ojos en blanco.

Sus conversaciones estaban alejadas del tono sexual que tuvieron al principio. Ella pensó que habían logrando un vínculo emocional muy fuerte. Hasta que sus mensajes empezaron a quedar en visto y no volvió a saber de él.

SEXTING

Acción de intercambiar mensajes eróticos o pornográficos, incluso fotos íntimas. Por protección a la privacidad, es recomendable eliminar posteriormente estas imágenes.

—Bueno Lucy, qué te cuento. Pasaron varias semanas sin saber de él hasta hace unos días. Me llamó para explicarme que tuvo problemas en el trabajo y sobre todo con la mamá de su hijo. ¿Sabes qué? Ya me quedó claro —dijo Elena con seguridad—. Él y yo podemos llevar una relación sin la atadura de definirla.

—¿O sea, qué?… —preguntó Lucy.

—¡Somos amigos! Hablamos de nuestros problemas, reímos, si andamos calientes nos enviamos mensajes… ya sabes, unas fotitos en ropa interior, detalles sucios de lo que nos haremos cuando tengamos sexo. —Elena sujetó con ambas manos la taza de café y añadió—: Con condón, obvio. —Tomó un sorbo y colocó la taza lentamente sobre el plato—. El amor en nuestros tiempos es diferente y si no le hacemos daño a nadie, no le veo el problema.

—Yo creo que el amor sigue siendo de la misma manera que hace cien años —dijo Lucy—. Lo que ha cambiado es la forma de expresarlo. Imagínate cuando esperaban por semanas una carta de amor; ahora la hacemos de pedo porque el wey nos deja en visto. — Suspiró—. Pues, si estás conforme así, está bien. Mientras no te involucres en una relación de tres.

—Claro que no. La última vez que nos vimos, me aseguró que no piensa vivir con la mamá de su hijo. Ni siquiera se hablan. Sabes que nunca haría algo que no me gustaría me hicieran a mí.

AMIGOS, ¿USTEDES SON PAREJA?

“Exponiendo infieles” es un programa donde se ofrece dinero a una pareja a cambio de revisarle el celular, para demostrar su fidelidad.

Aquel sábado caluroso, Lucy estaba sentada en una banca, revisando distraídamente el celular. De reojo, observó a una pareja que venían de la mano. Luego, sus ojos se ensancharon: era “Él”. Por un instante pensó que la mujer a su lado era Elena, pero al tenerlos enfrente, comprobó que no.

—¡Hola! —dijo, levantándose apresurada.

—¿Qué? Ah… Hola, Lucy —respondió él con el rostro enrojecido.

—¿Cómo estás? —preguntó ella, acercándose para darle un beso en la mejilla.

—Bien… —Él permaneció unos instantes callado, dejando en evidencia su incomodidad. La chica a su lado miraba de forma inquisitiva a Lucy, quien contestó la mirada con una sonrisa—. Te presento a mi esposa.

FUCKBOY

Se atribuye al hombre que seduce mujeres para obtener sexo, sin entablar una relación formal. Suele ser insensible y recurrir al sexting. Aunque se aleja, siempre regresa a reconquistar a su víctima.

—Elena, te juro que no recuerdo el nombre de ella. Estaba en shock, no lo podía creer.

Elena mordía con ansiedad la uña de su pulgar mientras escuchaba, por tercera vez, la historia de Lucy.

—Esta mañana estuvimos más de dos horas enviándonos mensajes. Yo no… no comprendo —dijo.

En la cabeza de Lucy flotaba la frase “Cómo eres pendeja. Te lo dije”, aunque no quería decirla para no hacerla sentir peor.

—¿Estuvieron enviándose mensajes sexuales? Y con su esposa durmiendo a su lado. ¡Ay Elena! Cómo eres pendeja. Te lo dije.

—Es que él me prometió…

—Ya no cuenta lo que él te dijo, sino lo que debes hacer ahora que su mentira fue descubierta.

—No lo sé… bueno, sí sé.

—Empieza borrando su conversación en WhatsApp. Espero que él haga lo mismo, si no un día lo veré en un video de YouTube y le dirán “Amigo, ¿quién es Elena? y ¿Por qué te manda fotos de sus “shishotas? Es más, en este momento lo hacemos.

Aprovechando un descuido de Elena, le arrebató el celular.

—¡Dámelo!

—No, la vamos a borrar de una vez.

Al encontrar la conversación, vio los últimos mensajes que intercambiaron:

Él: Hola bichita. Tuve un contratiempo hoy, pero mañana sí puedo estar contigo. Te prometo que esta vez no te dejaré dormir.

Elena: Hola bicho. Claro que sí, muero de ganas por verte.

—¡No mames, Elena! Estos mensajes los enviaste hace quince minutos. ¿Qué pasa contigo?

—Te prometo que será la última vez y lo dejaré definitivamente.

CONTACTO
Facebook: Colectivo Cuenteros
Twitter: @CCuenteros