Retienen en Juquila a comisionado de la Policía Estatal

Agencia ReformaAgencia Reforma

Pobladores de Santa Catarina Juquila retuvieron ayer, pasado el mediodía, al comisionado de la Policía Estatal (PE), José Sánchez Saldierna, y a su escolta, así como al helicóptero en que llegaron a esa municipalidad, como medida de presión para que el gobierno estatal reabra la carretera que está bloqueada desde hace más de un mes por sus vecinos de Santiago Yaitepec.

El jefe policíaco llegó a acordar con las autoridades las medidas de seguridad que brindaría la PE en el municipio y a los participantes de la caravana de habitantes que saldrá hoy, primero rumbo a la ciudad de Oaxaca y después a la Ciudad de México.

En un video difundido en las redes sociales, se aprecia cuando Sánchez Saldierna, después de descender el helicóptero en una unidad deportiva, es interceptado y cuestionado por taxistas y pobladores.

“Queremos una respuesta al problema que tenemos, ya estamos hasta la madre de que el gobierno nos de 72 horas, 72 y 72 horas, nada más así nos tienen”, objetó un hombre.

En respuesta, el jefe policíaco dijo que la PE ya estaba trabajando para retirar el bloqueo, pero se abstuvo de dar una fecha.

“Como responsable, estoy atendiendo lo necesario, cuando se me diga entra, entró, pero no te puedo responder en los tiempos”, asentó.

Además, subrayó que la PE estaba concentrando más personal en El Pedimento –donde se encuentra cerrada la carretera– y en El Vidrio, en espera de una orden.

“Ya está la gente aquí, estamos avanzando, voy a entrar y a abrir, pero no en este momento”, asentó.

En el video, se escucha la voz de un hombre que convoca a llamar a los demás habitantes por los altavoces a acudir a la unidad deportiva, por ser el momento de encontrar una solución.

“Que se vengan por el bien del pueblo, es ahora, llamen a toda la gente, chingao.”, reclamó.

Una mujer interviene también y pide retener al jefe policíaco. “Que se quede, hasta que se solucione”, demandó.

Durante la discusión, un poblador pone en altavoz una llamada telefónica desde la ciudad de Oaxaca del empresario Miguel Ángel Zavaleta Rojas, que hace un recuento de los resultados de la mesa de diálogo con funcionarios de la administración estatal.

“El secretario de Seguridad Pública (Raymundo Tuñón) ha comprometido una solución en tiempo corto, ya llevaron más personal a El Vidrio para ir viendo cómo quitar el bloqueo, por eso no podemos bloquear a la persona que nos está ayudando, porque nos van a mandar a la chingada”, apuntó.

Sin embargo, según informes de las autoridades, fue el propio presidente municipal Francisco Zárate Pacheco quien convocó a los pobladores a retener a Sánchez Saldierna, a través de los altavoces.

Durante su traslado al Palacio Municipal, el jefe policíaco, fue sujetado de los brazos por dos mujeres, entre consignas de la multitud.

“¡Juquila unido, jamás será vencido!”, se escuchó.

En esta ciudad, el presidente del Comisariado de Bienes Comunales, Ignacio Alberto Serrano Cruz, participante en una comisión de pobladores y empresarios que está en diálogo con el gobierno estatal, confirmó la retención del jefe policíaco debido a la desesperación de los pobladores.

“Es la ciudadanía que está desesperada por la situación que se está viviendo”, asentó.

Pero, exhortó a los pobladores a conducirse conforme a derecho y no incurrir en “acciones de esta naturaleza”.

Mientras tanto, en otro video divulgado en redes sociales, aparentemente el presidente municipal, Zárate Pacheco aparece tratando de mediar en una discusión entre pobladores congregados frente al Santuario y al Palacio Municipal, donde también se encuentra el jefe policíaco.

“El pleito no es entre nosotros, mantengamos el orden, ese es el problema de Juquila, peleamos entre nosotros, tenemos que esperar la solución”, requirió.

Además, subrayó que Sánchez Saldierna había aceptado quedarse y que ya iba la PE a retirar el bloqueo.

“Hay que permanecer unidos, el día de hoy tiene que haber un resultado”, indicó.

De acuerdo con informes de las autoridades, el jefe policíaco y su guardia quedaron retenidos en el interior del Palacio Municipal.