Nuevos y mortales virus son algunos de los males que afectarán al mundo este 2019 de acuerdo con la OMS

Estos son los 10 desafíos prioritarios que la Organización Mundial de la Salud ha establecido para este 2019:

 

1. Contaminación del aire y cambio climático

 


La contaminación del aire se ha convertido en un problema tan extendido en el mundo que nueve de cada 10 personas respiran aire contaminado todos los días.

Por eso, la OMS cree que este es el mayor riesgo ambiental para la salud en la actualidad. Los contaminantes microscópicos en el aire pueden penetrar en los sistemas respiratorios y circulatorios, dañando los pulmones, el corazón y el cerebro.

Como resultado, siete millones de personas mueren de forma prematura cada año.

La causa principal de la contaminación del aire (la quema de combustibles fósiles) también contribuye de manera importante al cambio climático, lo que repercute en la salud de las personas de distintas formas.

 

2. Enfermedades no transmisibles

 


Las enfermedades no transmisibles como la diabetes, el cáncer y las enfermedades del corazón, son responsables de más del 70% de todas las muertes anuales en todo el mundo, lo cual equivale a 41 millones de personas.

El aumento de estas enfermedades se debe, según la OMS, a cinco factores de riesgo: el tabaquismo, la falta de actividad física, el consumo de alcohol, las dietas poco saludables y la contaminación del aire.

 

3. Una pandemia global de influenza

 

 

Según los Centros de Prevención y Control de Enfermedades, en Estados Unidos, una pandemia de influenza sería un brote global de un nuevo virus de la influenza A que es muy diferente de los virus de la influenza estacional A que han circulado entre las personas recientemente, o que están en circulación en el momento.

Al ser un virus nuevo, pocas personas son inmunes a él.

En la primavera del 2009, surgió un nuevo virus de la influenza A (H1N1) que fue detectado primero en Estados Unidos y se propagó luego por todo el país y el resto del mundo.

Según la OMS, el mundo enfrentará otra pandemia de influenza, aunque no se sabe cuándo llegará y qué tan grave será.

 

4. Entornos frágiles y vulnerables

 


Con esto, la OMS se refiere a lugares donde crisis prolongadas debidas a factores como la sequía, el hambre, los conflictos y los desplazamientos de población, así como los débiles sistemas de salud, dejan a las personas sin acceso a una atención sanitaria básica.

 


5. Resistencia antimicrobiana

 

 

El desarrollo de antibióticos, antivirales y antimaláricos son algunos de los mayores éxitos de la medicina. Pero el tiempo de estos medicamentos se está acabando.

La capacidad de las bacterias, parásitos, virus y hongos para resistir estos medicamentos amenaza con devolvernos a épocas en que no podíamos tratar fácilmente infecciones como la neumonía, la tuberculosis, la gonorrea y la salmonelosis.

La resistencia a los medicamentos está impulsada por el uso excesivo de antibióticos en las personas, pero también en los animales, especialmente en aquellos que se utilizan para la producción de alimentos.

Esta incapacidad para prevenir infecciones podría poner en serio peligro la cirugía y los procedimientos como la quimioterapia, según la OMS.

 

6. El ébola y otros patógenos

 

 

En 2018, la República Democrática del Congo sufrió dos brotes de ébola con duras consecuencias y que centraron la atención mundial.

El último de ellos, declarado en agosto, ha causado hasta ahora al menos 488 muertes.

El ébola y su capacidad de causar una emergencia de salud pública es una de las enfermedades de seguimiento prioritario para la OMS este año.

Otras enfermedades y patógenos prioritarios y para los que no existe tratamiento o vacuna efectivos son el zika o el síndrome respiratorio agudo severo (SARS).

Entre ellos está también lo que la OMS llama "la enfermedad X", un patógeno desconocido que "podría causar una grave epidemia".

 

 

7. Una débil atención primaria de salud

 

 


La atención primaria de salud puede satisfacer la mayoría de las necesidades de salud de una persona en el transcurso de su vida. Por eso, la OMS asegura que los sistemas de salud con una fuerte atención primaria son necesarios para lograr la cobertura universal.

Sin embargo, muchos países no cuentan con instalaciones adecuadas para brindar este primer nivel de atención.

 

 

8. Las dudas y el rechazo a las vacunas

 

 


Las dudas y el rechazo a la vacunación pueden tener graves consecuencias y, de hecho, amenazan con revertir los avances que se han producido en las últimas décadas en la lucha contra enfermedades prevenibles.

La vacunación evita actualmente entre dos y tres millones de muertes anuales, según la OMS, y estas cifras podrían incluso ser mayores si aumentara su cobertura.

Pero, al contrario, en algunos lugares está disminuyendo. Y esto tiene consecuencias, como el hecho de que en algunos países que estaban cerca de eliminar el sarampión, la enfermedad (debido a una conjunción de factores, no solo el rechazo a las vacunas), está resurgiendo.

 

9. Dengue

 

 


El dengue, una enfermedad transmitida por mosquitos que causa síntomas similares a la gripe y puede ser letal, representa desde hace décadas una amenaza creciente.

Se estima que el 40% del mundo está en riesgo de contraer dengue y hay alrededor de 390 millones de infecciones al año. La estrategia de la OMS tiene como objetivo reducir las muertes en un 50% para 2020.

El dengue es endémico en toda América Latina, excepto en Chile y Uruguay.

 

10. El virus del VIH

 


A pesar de los grandes progresos realizados con respecto al virus del VIH, la epidemia continúa. Y casi un millón de personas por año mueren de VIH/SIDA.

En la actualidad, alrededor de 37 millones viven con VIH en el mundo.

Un grupo cada vez más afectado por el VIH son las niñas y mujeres jóvenes (de 15 a 24 años de edad), según la OMS, que son responsables de una de cada cuatro infecciones por VIH en el África subsahariana, a pesar de representar solo el 10% de la población.

Según estimaciones de ONUSIDA, en 2017 en América Latina había 1,8 millones de adultos y niños viviendo con VIH.