Escasea el agua en Oaxaca y piperos hacen festín

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

El centro de la ciudad, la zona de las que más solicitan el servicio a piperos.

La demora de diez o hasta 20 días para recibir agua potable domiciliaria o comercial en la ciudad de Oaxaca y municipios conurbados, se vuelve un festín para quienes la transportan y ofrecen el servicio de pipas particulares.

En 24 horas, Ghiovani puede hacer hasta 22 viajes “completos” de diez mil litros de agua. Por cada servicio cobra 650 pesos, pero si la temporada de estiaje se recrudece el costo podría elevarse hasta los mil 200 pesos, como ocurrió en 2018.

“A partir de hace dos años tenemos más trabajo en el centro porque el Gobierno casi no manda el agua a las casas, a los hoteles o los negocios”, relata una vez que ha hecho que una larga manguera verde llegue hasta el interior de un domicilio de la calle de Valerio Trujano, en el centro histórico de Oaxaca.

A pesar de que el Sistema de Alcantarillado y Agua Potable de Oaxaca (SAPAO) asegura que mantiene un abasto de 680 litros por segundo en Oaxaca de Juárez y los otros nueve donde los suministra, desde hace unas tres semanas Ghiovani incrementó en 80 por ciento los servicios que atiende.

“El centro de la ciudad es de los lugares donde más solicitan una pipa, pero también en la Primera Etapa del Infonavit, en Pueblo Nuevo, Lachigoló u otros municipios como San Lorenzo Etla y Tlacolula de Matamoros”, asegura sin develar de dónde trae el agua que suministra a sus clientes.

Demoran en enviarles el agua

Pablo Ortiz, responsable de un hotel que apenas el viernes por la noche pago 650 pesos para que una pipa particular llenara la cisterna con 10 mil litros de agua, asegura que desde hace tres semanas que no surten agua potable a través del sistema público al Centro Histórico.

“Como nosotros somos del ramo hotelero, nos vemos obligados a contratar agua porque no nos mandan”, un servicio que piden cada tres o cuatro días.

Aun fuera de la temporada de estiaje, considera que el suministro de agua es irregular y demora hasta veinte días, “rara es la vez que nos surten cada semana”. Considerar que la recibirían a diario, es impensable.

El inicio de la temporada de calor y la ausencia de lluvias incrementa la demanda de agua, pagar por ella es la única salida para enfrentar el estiaje, sobre todo si se vive en el centro de la ciudad de Oaxaca.